sábado, 30 de abril de 2011

KONSTANTINOS KAVAFIS, ÍTACA


KONSTANTINOS KAVAFIS
El poeta griego Konstantinos Kavafis nació en Alejandría, Egipto, donde se arruinó su padre que era un rico comerciante.

Tras la muerte del padre, cuando el poeta tiene siete años, la familia tuvo que emigrar a Inglaterra a la ciudad de Liverpool. 

Los siete años que Kavafis pasó en Inglaterra -entre los nueve y los dieciséis-, fueron definitivos para su formación. 
Aprendió inglés, conoció las costumbres victorianas, escribió sus primeros poemas y se familiarizó con los escritos de Shakespeare, Browning y Wilde, de quienes hay resonancias en sus versos.
Konstantinos regresó a Alejandría en 1882.

Con el comienzo de los disturbios en 1885, la familia tuvo que mudarse de nuevo, esta vez a Estambul.

Cuando Kavafis volvió a Alejandría lo haría para quedarse el resto de su vida. Al principio trabajó como periodista, y después, durante treinta años, en el Ministerio Egipcio de Obras Públicas. 

A pesar de que vivió la mayor parte de su vida en Alejandría, generalmente hablaba inglés y era un gran amante de las literaturas francesa e inglesa.

A partir de 1907 colaboró en las revistas literarias Néa Zoé y Ta Grammata.

Fue un escritor prolífico, pero su talante extremadamente crítico hizo que sólo publicara doscientos poemas.

Murió en 1933.

Tras su muerte, la fama de Kavafis fue creciendo, pasando a ser considerado uno de los mejores poetas griegos modernos.



ÍTACA

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Poseidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Poseidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.



Konstantinos Kavafis





















LLUIS LLACH, VIATGE A ÍTACA
Escucha la versión en catalán que hace el cantante Lluis Llach del poema de Konstantinos Kavafis.
















Poema manuscrito de Konstantinos Kavafis








miércoles, 27 de abril de 2011

ANA MARÍA MATUTE, PREMIO CERVANTES 2010















ANA MARÍA MATUTE
Nacida en Barcelona en 1926 Ana María Matute se dio a conocer en la escena literaria española con Los Abel, una novela inspirada en la historia bíblica de los hijos de Adán y Eva, en la cual reflejó la atmósfera española inmediatamente posterior a la contienda civil desde el punto de vista de la percepción infantil. Este enfoque se mantuvo constante a lo largo de su primera producción novelística y fue común a otros representantes de su generación, la llamada generación de los "niños asombrados".
A los cinco años, tras haber estado a punto de morir por una infección de riñón, escribió su primer relato, ilustrado por ella misma.







A los ocho años volvió a padecer otra enfermedad grave y la enviaron a vivir a Mansilla de la Sierra en Logroño con sus abuelos.
Se educó en un colegio religioso en Madrid y con 17 años escribió su primera novela, Pequeño teatro. Sin embargo, la obra no se publicó hasta ocho años después.






Las novelas de Ana María Matute no están exentas de compromiso social, si bien es cierto que no se adscriben explícitamente a ninguna ideología política.
Partiendo de la visión realista imperante en la literatura de su tiempo, logró desarrollar un estilo personal que se adentró en lo imaginativo y configuró un mundo lírico y sensorial, emocional y delicado.
Su obra resulta así ser una rara combinación de denuncia social y de mensaje poético, ambientada con frecuencia en el universo de la infancia y la adolescencia de la España de la posguerra.
A la par la autora barcelonesa cultivaba el relato corto y publicaba títulos como El tiempo, Historias de la Artámila o Algunos muchachos. Igualmente, a comienzos de los sesenta, editó dos libros corte autobiográfico: A la mitad del camino y El río. En estas páginas evoca sus experiencias de la niñez en el ambiente rural y bucólico de Mansilla de la Sierra.



De vuelta a la producción novelística… Ana María Matute se aventuró a escribir la trilogía Los mercaderes, integrada por Primera memoria, Los soldados lloran de noche y La trampa, que gozaron de un gran éxito en su época. Después llegaría la publicación de la conocida obra La torre vigía, donde narra la historia de un adolescente que debe iniciarse en las artes de la caballería. Aunque sigue la línea de las anteriores, se da en ella un cambio histórico de ambientación hacia el período medieval, rasgo que se ha convertido en el universo de sus libros más recientes, publicados tras un dilatado período de silencio literario: Olvidado Rey Gudú (1997) y Aranmanoth.




Asimismo a lo largo de su carrera editorial han visto la luz también cuentos para niños. Muchos de ellos recopilados bajo los títulos Los niños tontos, Caballito loco, Tres y un sueño, Sólo un pie descalzo y Paulina.



SUS DIBUJOS INFANTILES

La madre de Ana María Matute guardó los dibujos con los que la niña escritora ilustraba sus obras y se los regaló cuando ella era ya adulta.
Aquí puedes ver algunos de ellos.







LEE ESTE PEQUEÑO RELATO DE ANA MARÍA MATUTE

MÚSICA


Las dos hijas del Gran Compositor –seis y siete años- estaban acostumbradas al silencio. En la casa no debía oírse ni un ruido, porque papá trabajaba. Andaban de puntillas, en zapatillas, y sólo a ráfagas, el silencio se rompía con las notas del piano de papá. Y otra vez silencio.
Un día, la puerta del estudio quedó mal cerrada, y la más pequeña de las niñas se acercó sigilosamente a la rendija, y pudo ver cómo papá, a ratos, levantaba notas del piano, y a ratos, se inclinaba sobre un papel, y anotaba algo.
La niña más pequeña corrió entonces en busca de su hermana mayor.. Y gritó, gritó por primera vez en tanto silencio:
-¡La música de papá, no te la creas…! ¡Se la inventa!



Ana María Matute


lunes, 25 de abril de 2011

JAIME GIL DE BIEDMA, NO VOLVERÉ A SER JOVEN



















JAIME GIL DE BIEDMA

Nacido en Barcelona 1929, dentro de una familia de la alta burguesía castellana. Estudió Derecho en Barcelona y Salamanca.
Alto ejecutivo de una empresa de tabacos, su empleo le permitió viajar por todo el mundo y vivir largas temporadas en Manila.
Es uno de los miembros más importantes de la Generación del 50 y  la Escuela de Barcelona.
Gil de Biedma compuso una breve e intensa obra poética, considerada por muchos como la más influyente de la última mitad del  siglo XX en España.
Su poesía gira en torno a su visión de la sociedad, su complicada vida amorosa, su temor a la vejez y al paso del tiempo.
El poeta mismo declara: "en mi poesía no hay más que dos temas: el paso del tiempo y yo".
Su obra recoge cinco siglos de la mejor tradición poética española; incorpora la tradición inglesa de los años treinta, como Auden o Eliot; también el acervo popular, elementos de rock y de pop, la canción francesa, la zarzuela... Todo ello unido aun perfecto dominio del léxico.
En 1974, sin que se conozca un motivo claro, se retiró de la vida pública, abandonando casi por completo su producción literaria.
Muere en Barcelona en 1990.
Sus memorias reciben el título de  Diario de un artista seriamente enfermo. Fueron publicadas por expreso deseo del poeta tras su muerte.

LEE Y ESCUCHA CANTAR Y RECITAR UNO DE SUS POEMAS


No volveré a ser joven


Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

"Poemas póstumos" 1968







LOQUILLO INTERPRETA "NO VOLVERÉ A SER JOVEN"






BUNBURY RECITA "NO VOLVERÉ A SER JOVEN"






¿FUE POSIBLE QUE YO NO TE SUPIERA...



¿Fue posible que yo no te supiera
cerca de mí, perdido en las miradas?

Los ojos me dolían de esperar.
Pasaste.

Si apareciendo entonces
me hubieras revelado
el país verdadero en que habitabas!

Pero pasaste
como un Dios destruido.

Sola, después, de lo negro surgía
tu mirada.







sábado, 23 de abril de 2011

DÍA DEL LIBRO, VÍDEOS DE ANIMACIÓN A LA LECTURA




DIA  DEL LIBRO

VÍDEOS DE ANIMACIÓN A LA LECTURA


Si no sabes qué hacer, echa un vistazo a estos viejos libros pero, mucho cuidado, tal vez  alguno te cambie para siempre el modo que tienes de ver la vida...







Si no encontraste nada de tu gusto, mira estos otros:









Y si te gusta el cine, tal vez te divierta ver a estos lectores:






Y si te gusta el dibujo, la animación, el cómic, el manga o el anime, acaso conozcas a alguno de estos lectores.



























viernes, 22 de abril de 2011

DÍA MUNDIAL DE LA TIERRA

DÍA MUNDIAL DE LA TIERRA

PROPUESTA DE LOS ALUMNOS DE 1º, 2º, 3º Y 4º DE LA ESO

En este vídeo te ofrecemos algunas de las ideas propuestas  por mis alumnos de la ESO para cuidar el planeta en el que todos vivimos.
















































































MANUEL GUTIÉRREZ NÁJERA

Lee este poema del poeta mexicano Manuel Gutiérrez Nájera dedicado a la Madre Naturaleza.