miércoles, 10 de julio de 2013

PABLO NERUDA, SONETO X













SONETO X

Suave es la bella como si música y madera,
ágata, telas, trigo, duraznos transparentes,
hubieran erigido la fugitiva estatua.
Hacia la ola dirige su contraria frescura. 



El mar moja bruñidos pies copiados
a la forma recién trabajada en la arena
y es ahora su fuego femenino de rosa
una sola burbuja que el sol y el mar combaten.


¡Ay, que nada te toque sino la sal del frío!
Que ni el amor destruya la primavera intacta.
Hermosa, reverbero de la indeleble espuma,


deja que tus caderas impongan en el agua
una medida nueva de cisne o de nenúfar
y navegue tu estatua por el cristal eterno.


Pablo Neruda







domingo, 7 de julio de 2013

EDGAR ALLAN POE, LA CARTA ROBADA


EDGAR ALLAN POE 


Edgar Allan Poe es un poeta, cuentista y crítico estadounidense. 

La genialidad y la originalidad de Poe encuentran quizás su mejor expresión en los cuentos, que, según sus propias apreciaciones críticas, son la segunda forma literaria, pues permiten una lectura sin interrupciones, y por tanto la unidad de efecto que resulta imposible en la novela.



LA CARTA ROBADA












Es la última de las tres historias protagonizadas por el detective Auguste Dupin. 


La trama consiste en que se ha perdido una carta que puede perjudicar a su dueño, a quien iba dirigida, si cae en malas manos.


El prefecto de la policía parisiense, al ver que no puede resolver el misterio, decide pedir ayuda a Dupin, pues sabe quién la ha robado pero no dónde la ha escondido el audaz ladrón.


LOS EDGARS


Los escritores del género de misterio de Norteamérica han llamado a sus premios los "Edgars".
Creados en 1945, los premios Edgar honran a los mejores en el género de misterio de ficción, no ficción, televisión, películas y teatro, de obras publicadas o estrenadas el año anterior.
Un pequeño busto de Edgar Allan Poe sirve como estatuilla del premio.















































sábado, 6 de julio de 2013

ISAAC ASIMOV, YO, ROBOT

ISAAC ASIMOV


Isaac Asimov, fue un escritor y bioquímico soviético, nacionalizado estadounidense.

Criado en Nueva York, en Brooklyn, se educó en sus escuelas públicas, completando sus estudios superiores en la Universidad de Columbia, en la especialidad de Bioquímica, hasta conseguir el doctorado por la Universidad de Boston, siendo él mismo Catedrático de Bioquímica.



Mucho antes, a los nueve años, descubrió la ciencia-ficción en los pulp que su padre vendía en la pequeña tienda de golosinas que regenteaba en Brooklyn. 


Cuenta el propio Asimov que aquellas eran lecturas prohibidas, puesto que su padre consideraba aquellas publicaciones de una calidad ínfima.



Es mundialmente conocido por ser un prolífico autor de obras de ciencia ficción, historia y divulgación científica.

YO, ROBOT

Yo, Robot es una colección de relatos en los que se establecen y plantean los problemas de las tres leyes de la robótica que son un compendio fijo e imprescindible de moral aplicable a supuestos robots inteligentes. 
Los relatos plantean diferentes situaciones a las que tendrán que enfrentarse distintos especialistas en robótica y en las que se plantean paradojas e ingeniosos ejercicios intelectuales que indagan sobre la situación del hombre actual en el universo tecnológico. 

LEE UNO DE LOS RELATOS DE YO, ROBOT
A continuación puedes leer "Primera ley" uno de los relatos que componen Yo, Robot.


PRIMERA LEY
Mike Donovan contempló su vacía jarra de cerveza, se sintió aburrido, y decidió que ya había escuchado lo suficiente. Dijo en voz alta: 

-Si tenemos que hablar acerca de robots poco habituales, yo conocí una vez a uno que desobedeció la Primera Ley. 



Y, puesto que aquello era algo completamente imposible, todo el mundo dejó de hablar y se volvió para mirar a Donovan. 



Donovan maldijo inmediatamente su bocaza y cambió de tema. 



-Ayer me contaron uno muy bueno- dijo en tono conversacional- acerca de... 



MacFarlane, en la silla contigua a la de Donovan, dijo: 



-¿Quieres decir que sabes de un robot que causó daño a un ser humano? 

Eso era lo que significaba la desobediencia a la Primera Ley, por supuesto. 

-En cierto sentido -dijo Donovan-. Digo que me contaron uno acerca de... 

-Cuéntanos eso del robot -ordenó MacFarlane. 

Algunos de los otros hicieron resonar sus jarras sobre la mesa. Donovan intentó sacarle el mejor partido al asunto. 

-Ocurrió en Titán, hará unos diez años -dijo, pensando rápidamente-. Sí, fue en el veinticinco. Acabábamos de recibir cargamento de tres nuevos modelos de robots, diseñados especialmente para Titán. Eran los primeros de los modelos MA. Los llamados Emma Uno, Dos y Tres -hizo chasquear los dedos pidiendo otra cerveza, y miró intensamente al camarero-. Veamos, ¿qué viene a continuación? 

-He estado metido en robótica toda mi vida, Mike -dijo MacFarlane-. Nunca he oído hablar de ninguna serie MA. 

-Eso se debe a que retiraron todos los MA de las cadenas de montaje inmediatamente después... inmediatamente después de lo que voy a contarles. ¿No lo recuerdan? 

-No. 

Apresuradamente, Donovan continuó: 

-Pusimos inmediatamente a los robots a trabajar. Entiéndanlo, hasta entonces, la base era completamente inutilizable durante la estación de las tormentas, que dura el ochenta por ciento del período de revolución de Titán en torno a Saturno. Durante las terribles nevadas, no puedes encontrar la base ni siquiera aunque estés tan solo a cien metros de ella. Las brújulas no sirven para nada, puesto que Titán no posee campo magnético. 

“La virtud de esos robots MA, sin embargo, era que estaban equipados con vibrodetectores de un nuevo diseño, de modo que podían trazar una línea recta hasta la base a través de cualquier cosa, y eso significaba que los trabajos de minería podían proseguir durante todo el período de revolución. Y no digas una palabra, Mac. Los vibrodetectores fueron retirados también del mercado, y es por eso por lo que ninguno de ustedes ha oído hablar de ellos -Donovan tosió-. Secreto militar, ya saben." 

Hizo una breve pausa y prosiguió: 

-Los robots trabajaron estupendamente durante la primera estación de las tormentas. Luego, al inicio de la estación de las calmas, Emma Dos empezó a comportarse mal. No dejaba de huronear por los rincones y bajo los fardos, y tenía que ser sacada constantemente de allí. Finalmente, salió de la base y no regresó. Decidimos que debía de haber algún fallo de fabricación en ella, y seguimos con los otros dos. Sin embargo, eso significaba que andábamos constantemente cortos de manos, o cortos de robots al menos, de modo que cuando a finales de la estación de las calmas alguien tuvo que ir a Kornsk, yo me presenté voluntario para efectuar el viaje sin ningún robot. Parecía bastante seguro; no esperábamos ninguna tormenta en dos días, y en el término de veinte horas estaría de vuelta. 

“Estaba ya en mi camino de vuelta, a unos buenos quince kilómetros de distancia de la base, cuando el viento empezó a soplar y el aire a espesarse. Hice aterrizar inmediatamente mi vehículo aéreo antes de que el viento pudiera destrozarlo, me orienté hacia la base y eché a correr. Podía correr una buena distancia sin dificultad en aquella baja gravedad, pero ¿cómo correr en línea recta? Esa era la cuestión. Mi reserva de aire era amplia y los calefactores de mi traje satisfactorios, pero quince kilómetros en medio de una tormenta titaniana son el infinito. 

“Entonces, mientras las cortinas de nieve lo oscurecían todo, convirtiendo el paisaje en un lóbrego atardecer, haciendo que desapareciera incluso Saturno y el sol se convirtiera apenas en una mota pálida, me detuve en seco, inclinándome contra el viento. Había un pequeño objeto oscuro directamente frente a mí. Apenas podía verlo, pero sabía lo que era. Era un cachorro de las tormentas, la única cosa viva capaz de resistir una tormenta titaniana, y la cosa viva más maligna con la que puedas encontrarte en ningún lado. Sabía que mi traje espacial no iba a protegerme una vez viniera por mí, y con aquella mala luz tenía que esperar a asegurarme un blanco perfecto o no atreverme a disparar. Un solo fallo, y saltaría sobre mí. 

“Retrocedí lentamente, y la sombra me siguió. Se iba acercando, y yo empecé a sacar mi lanzarrayos con una plegaria, cuando una sombra mayor gravitó de pronto sobre mí, y lancé una exclamación de alivio. Era Emma Dos, el robot MA desaparecido. No me detuve ni un momento en preguntarme qué podía haberle pasado o preocuparme por sus dificultades. Simplemente aullé: 

“-¡Emma, muchacha, encárgate de ese cachorro de las tormentas, y luego llévame a la base! 

“Ella se me quedó mirando como si no me hubiera oído y dijo: 

“-Amo no dispare. No dispare. 

“Echó a correr a toda velocidad hacia aquel cachorro de las tormentas. 

“-¡Encárgate de ese maldito cachorro, Emma! -grité. 

"Y, efectivamente, se encargó de él. Lo cogió en sus brazos y siguió caminando. Le grité hasta que me quedé afónico, pero no regresó. Me dejó para que muriera en medio de la tormenta." 

Donovan hizo una dramática pausa. 

-Naturalmente, todos ustedes conocen la Primera Ley: Un robot no puede dañar a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño. Bien, pues Emma Dos simplemente se marchó con aquel cachorro de las tormentas, dejándome atrás para que muriera. Quebrantó la Primera Ley. 

“Afortunadamente, conseguí ponerme a salvo. Media hora más tarde, la tormenta amainó. Había sido una racha prematura y temporal. Es algo que ocurre a veces. Corrí apresuradamente a la base, donde llegué con los pies hechos polvo, y las tormentas empezaron realmente al día siguiente. Emma Dos regresó dos horas más tarde que yo, y el misterio se aclaró entonces finalmente, y los modelos MA fueron retirados inmediatamente del mercado." 

-¿Y cuál era exactamente la explicación? -quiso saber MacFarlane. 

Donovan lo miró seriamente. 

-Es cierto que yo era un ser humano en peligro de muerte, Mac, pero para ese robot había algo más que pasaba por delante de eso, que pasaba por delante de mí, que pasaba por delante de la Primera Ley. No olvides que esos robots pertenecían a la serie MA, y que ese robot MA en particular había estado buscando escondites durante algún tiempo antes de desaparecer. Es como si estuviera esperando que algo especial y muy íntimo le ocurriera. Aparentemente, ese algo había ocurrido.

Donovan alzó reverentemente los ojos y su voz tembló. 

-Ese cachorro de las tormentas no era ningún cachorro de las tormentas. Lo llamamos Emma júnior cuando Emma Dos lo trajo consigo al volver. Emma Dos tenía que protegerlo de mi arma. ¿Qué es la Primera Ley, comparada con los sagrados lazos del amor materno?


THE ALAN PARSONS PROJECT, I ROBOT



I Robot es un álbum conceptual del grupo británico The Alan Parsons Project, editado en 1977 por Arista Records.

Fue el segundo álbum de esta banda de rock progresivo compuesta por Alan Parsons y Eric Woolfson.

Este LP está inspirado en el conjunto de relatos cortos Yo, Robot de Isaac Asimov.

Woolfson habló sobre su trabajo con Asimov que se mostró entusiasmado con la idea.
Aunque todo el LP está dedicado a la relación entre los humanos y la robótica, aquí puedes escuchar I Robot, el tema intro del disco.

Es un instrumental, basado en los sintetizadores con una progresión al final y un toque de guitarras con un ambiente frío y electrónico muy adecuado al tema.

´


LAS TRES LEYES DE LA ROBÓTICA

Asimov atribuye las tres Leyes a John W. Campbell a partir de una conversación sostenida el 23 de diciembre de 1940. 
Sin embargo, Campbell sostiene que Asimov ya las tenía pensadas y que los dos simplemente las expresaron de una manera más formal.














viernes, 5 de julio de 2013

EDGAR ALLAN POE, EL MISTERIO DE MARIE ROGÊT

EDGAR ALLAN POE


Escritor, periodista y crítico literario americano.
Edgar Allan Poe es conocido por su narrativa de horror romántica y su maestría del relato de influencia gótica, siendo considerado uno de los grandes maestros de la literatura universal y padre del género detectivesco.

Poe creó al primer detective moderno de la literatura, Auguste Dupin, personaje que influyó inequívocamente a autores como Arthur Conan Doyle o Agatha Christie. 

EL MISTERIO DE MARIE ROGÊT


El misterio de Marie Rogêt, fue publicado en tres números de la revista mensual femenina, The Ladies' Companion, entre noviembre de 1842 y febrero de 1843. 


Está basado en un hecho real, el asesinato de la joven Mary Cecilia Rogers aparecida muerta en el río Hudson, cerca de Nueva York.

En la historia de Mary Rogers, Poe halló un crimen para su personaje, el inspector Dupin y trasladó el suceso a Francia.

En el relato de Poe, Mary recibió el nombre de Marie Rogêt, Nueva York se convirtió en París y el río Sena tomó el lugar del río Hudson.





Con su impecable lógica, el detective Auguste Dupin demuestra que sólo hay un asesino, el "hombre de complexión morena", un oficial de la marina con el que se vio a Marie por última vez y con el que desapareció, tres años antes, durante varias semanas. 



Aquí terminaba Poe su cuento con lo que sería su peculiar estilo lleno de misterio y sordidez, sin dar el nombre del culpable, como acostumbraba hacerlo en sus cuentos anteriores. 

Una nota editorial explicaba: 

"Por razones que no daremos, pero que para nuestros lectores son obvias, nos tomamos la libertad de omitir del manuscrito original pasajes como el seguimiento de la aparentemente débil pista obtenida por Dupin. Pensamos que es prudente declarar que, en pocas palabras, se logró el resultado deseado..." 

AQUÍ PUEDES LEER EL MISTERIO DE MARIE ROGÊT

Si tienes curiosidad por leer este relato de Edgar Allan Poe de uno de los casos del famoso detective Auguste Dupin, haz click en el siguiente enlace:




















jueves, 4 de julio de 2013

EDGAR ALLAN POE, LOS CRÍMENES DE LA CALLE MORGUE



EDGAR ALLAN POE


Escritor, poeta y crítico estadounidense, fue el primer autor moderno del relato corto, en especial de terror y misterio.



El relato, Los crímenes de la calle Morgue, se cuenta entre los más largos que escribió Poe, es el primero de una serie que completarán en los años siguientes El misterio de Marie Rogêt  y La carta robada


Estos tres relatos evidencian una tendencia muy acusada en Poe: la investigación lógica y analítica.



LOS CRÍMENES DE LA CALLE MORGUE



Los crímenes de la calle Morgue, es un relato del género policíaco y de terror.

Este cuento se ha considerado, con toda razón, como el fundador del género de la novela de misterio y detectivesca.


Fue publicado por primera vez en en la revista Graham's Magazine, de Filadelfia, en 1841.  








ARGUMENTO

Se produce un horrible asesinato de dos mujeres, madre e hija, en un apartamento de una concurrida calle de París.
Las primeras pesquisas que lleva a cabo la brigada de investigaciones no dan resultado alguno, y queda clara la  incapacidad de la policía para aclarar el brutal crimen. 

Finalmente se hace cargo del asunto un detective aficionado, C. Auguste Dupin, quien tras intensa y brillante investigación, ofrece una explicación extraordinaria.




LOS TEMAS

Los temas del relato son dos esencialmente: la brutalidad ciega y su oponente dialéctico, el raciocinio, o, en un nivel metafórico, las tinieblas y la luz.

Como en todo relato detectivesco que se precie, la claridad al final saldrá triunfante y se desvelará el misterio.



EL PRIMER RELATO POLICÍACO



Se trata del primer relato de detectives propiamente dicho de la historia de la literatura, o sea, la primera historia sobre detectives que tiene todos los elementos que más tarde se van a retomar como característicos de las novelas policiales.



EL PRIMER MISTERIO DE HABITACIÓN CERRADA


Los crímenes de la calle Morgue, aparte del primer relato policíaco, es asimismo el primer misterio de "habitación cerrada", en el que se reta al lector a resolver un enigma aparentemente insoluble y planteado en un ámbito muy concreto y delimitado. 

















miércoles, 3 de julio de 2013

JULIO CORTÁZAR, RAYUELA



JULIO CORTÁZAR



Julio Cortázar fue un escritor, traductor e intelectual, hijo de padres argentinos, nacido en Bélgica y nacionalizado francés.

A los cuatro años Julio Cortázar se trasladó con sus padres a Argentina, para residir en la provincia andina de Mendoza.

Tras completar sus estudios primarios, siguió los de Magisterio y Letras y durante cinco años fue maestro rural. 

Pasó más tarde a Buenos Aires, y en 1951 viajó a París con una beca.

Al terminar la beca, su trabajo como traductor de la Unesco le permitió afincarse definitivamente en la capital francesa.

Muy pronto, Julio Cortázar se convirtió con la novela Rayuela en una de las principales figuras del llamado «boom» de la literatura hispanoamericana, y consiguió la fama internacional.

Se cumplen 50 años del lanzamiento de esta novela, en este enlace puedes leerla:




RAYUELA

TABLERO DE DIRECCIÓN



A su manera este libro es muchos libros, pero sobre todo es dos libros.

El primero se deja leer en la forma corriente, y termina en el capítulo 56, al pie del cual hay tres vistosas estrellitas que equivalen a la palabra Fin. Por consiguiente, el lector prescindirá sin remordimientos de lo que sigue.

El segundo se deja leer empezando por el capítulo 73 y siguiendo luego en el orden que se indica al pie de cada capítulo. En caso de confusión u olvido, bastará consultar la lista siguiente:

73 - 1 - 2 - 116 - 3 - 84 - 4 - 71 - 5 - 81 - 74 - 6 - 7 - 8 - 93- 68 - 9 - 104 - 10 - 65- 11 - 136 - 12 - 106 - 13 - 115 - 14 - 114 - 117 - 15 - 120 - 16 - 137 - 17 - 97 - 18- 153 - 19 - 90- 20 - 126 - 21 - 79 - 22 - 62 - 23 - 124 - 128 - 24 - 134 - 25 - 141 - 60- 26 - 109 - 27- 28 - 130 - 151 - 152 - 143 - 100 - 76 - 101 - 144 - 92 - 103 - 108 - 64- 155 - 123 -145 - 122 - 112 - 154 - 85 - 150 - 95 - 146 - 29 - 107 - 113 - 30 - 57 - 70 - 147 - 31 - 32 - 132 - 61 - 33 - 67 - 83- 142 - 34 - 87- 105 - 96 - 94 - 91 - 82 - 99 - 35 - 121 - 36- 37 - 98 - 38 - 39 - 86- 78- 40 - 59 - 41 - 148 - 42 - 75 - 43- 125- 44 - 102 - 45 - 80 - 46 - 47 - 110 - 48 - 111 - 49 - 118 - 50 - 119 - 51 - 69 - 52 - 89 - 53- 66 - 149 - 54 - 129 - 139 - 133 - 40- 138 - 127 - 56 - 135 - 63 - 88 - 72 - 77- 131 - 58- 131

Con el objeto de facilitar la rápida ubicación de los capítulos, la numeración se va repitiendo en lo alto de las páginas correspondientes a cada uno de ellos.

Capítulo 7

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.



Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.



Capítulo 68


Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.



EL CUADERNO Nº47 ESTÁ DEDICADO A RAYUELA

El número de julio/agosto de El cuaderno está en gran parte dedicado a esta obra de Cortázar.
En el siguiente enlace puedes leerlo:













lunes, 1 de julio de 2013

FERNANDO PESSOA, LIBERTAD



Pessoa grafiti de Charquipunk, Lisboa 2011




LIBERTAD


(Falta una cita de Séneca)
¡Ay qué placer
No cumplir un deber,
Tener un libro para leer
¡Y no hacerlo!
Leer es una lata,
Estudiar es nada.
El sol dora
sin literatura.
El río corre bien o mal,
Sin edición original.
Y la brisa, ésa,
de tal naturalmente matinal,
como tiene tiempo, no tiene prisa...
Libros son papeles pintados con tinta.
Estudiar es una cosa en que está indistinta
la distinción entre nada y cosa ninguna.
¡Cuánto mejor es cuando hay bruma,
esperar a D. Sebastián,
¡venga o no venga!
Grande es la poesía, la bondad y las danzas...
Pero lo mejor del mundo son los niños,
las flores, la música, el claro de la luna y el sol,
que peca
sólo cuando, en vez de crear, seca.
Por encima de todo esto
está Jesucristo,
que no sabía nada de finanzas,
ni consta que tuviese biblioteca...



Fernando Pessoa 
Cancioneiro





EL REY DON SEBASTIÁN

La figura de don Sebastián, rey de Portugal quizá sea una de las más míticas de la historia de ese país. 

La batalla de Alcazarquivir fue trascendental para el reino de Portugal por muchos conceptos. Originó el mito del Sebastianismo, o la idea de que el romántico rey don Sebastián, desaparecido en dicha batalla, ha de volver algún día a regir a la nación portuguesa.

El llamado Sebastianismo se entretejió alrededor de las profecías de un escritor llamado Bandarra.
Se propagó la leyenda de que el rey se encontraba todavía vivo, sólo esperando el momento preciso para volver al trono y alejar el dominio extranjero.
Es un mesianismo que proviene del desacuerdo con la situación política vigente y una esperanza de salvación milagrosa, a través de la resurrección de un muerto ilustre y que enlaza con el mito del Quinto Imperio, un tema profético recurrente en la literatura lusa según el cual Portugal ostentaría el quinto gran imperio de la historia.
En diversas épocas, surgieron personajes que se hacían pasar por don Sebastián. 

Una de las más curiosas fue la protagonizada por un pastelero de Madrigal, que dio tema en el Romanticismo a la pieza dramática de  José Zorrilla Traidor, inconfeso y mártir.




Fernando Pessoa, en su libro Mensagem, admite una postura sebastianista, en busca de un patriotismo perdido.

El libro fue compuesto tomando como motivo el pasado heroico de Portugal. 






PESSOA ¿QUÉ ES EL SEBASTIANISMO?

¿Qué es, fundamentalmente, el sebastianismo? Es un movimiento religioso, formado alrededor de una figura nacional, en el sentido de un mito.

En sentido simbólico Don Sebastián es Portugal: Portugal que perdió su grandeza con Don Sebastián , y que sólo volverá a tenerla con su regreso, regreso simbólico –como, por un misterio espantoso y divino, su propia vida fuera simbólica- pero en el que no es absurdo confiar.

Don Sebastián volverá, dice la leyenda, en una mañana de niebla, en su caballo blanco, venido de la isla lejana donde estuvo esperando la hora de la vuelta. La mañana de niebla indica, evidentemente, un renacimiento nublado por elementos de decadencia, por restos de la Noche donde vivió la nacionalidad. El caballo blanco es de más difícil interpretación. Puede ser Sagitario, signo del zodíaco, y convendría, en tal caso, percibir lo que la referencia indica, preguntando, por ejemplo, si hay referencia a España (de la que, según los astrólogos, Sagitario es signo regente), o si hay referencia a cualquier tránsito de planeta en el signo de Sagitario. El Apocalipsis, todavía, provee otra hipótesis sobre este asunto. De difícil interpretación, también, es la Isla.


Fernando Pessoa
Notas para El Sebastianismo
[sin fecha, probablemente finales de los años 20]




Fernando Pessoa encuentra a don Sebastián en un ataúd sobre un burro enjaezado a la andaluza,  
pintado por Júlio Pomar, 1985