sábado, 19 de noviembre de 2011

JOHN BERGER Y GIACOMETTI



JOHN BERGER

John Peter Berger, nacido en Londres en 1926 es un crítico de arte, pintor y escritor. 
A los treinta años decidió dejar de pintar para dedicarse completamente a la escritura, no porque, según sus palabras, dudara de su talento como pintor, sino porque la urgencia de la situación política en la que vivía, la guerra fría, parecía requerir de él que se pusiera a escribir.
En 1958 publicó su primera novela, Un pintor de nuestro tiempo. En ella se relata la vida de un pintor húngaro exiliado en Londres.


MODOS DE VER

El ensayo de introducción a la crítica de arte, Modos de ver, es un texto de referencia básica para la Historia del Arte.



En 1972 la BBC emite una serie de televisión que fue acompañada por la publicación del texto Modos de ver, que marcó a toda una generación de críticos de arte, que se ha convertido en libro de texto en las escuelas británicas.







Modos de ver toma prestadas muchas ideas del artículo de Walter Benjamin de 1936, La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica.




OTRAS OBRAS

Entre sus obras más conocidas están G., ganadora del prestigioso Booker Prize en 1972 y Esa Belleza.
Berger escribe novela, ensayo, artículos en prensa, poesía, guiones de cine, junto a Alain Tanner, e incluso obras de teatro.




ESA BELLEZA


En unas pocas páginas, John Berger se sumerge en el mundo del escultor Alberto Giacometti a través de la mirada intimista y sagaz del fotógrafo Marc Trivier.





En cierto sentido, Esa belleza se asemeja a un conjunto de poemas en prosa acompañados por imágenes; quizá, mejor dicho, sean las palabras las que complementan a los retratos de Trivier, cargados de soledad e introversión.

En este vídeo Berger, nos habla sobre su obra:





BERGER Y GIACOMETTI


Foto de Alberto Giacometti hecha por Henri Cartier-Bresson





Berger escribe: “Una semana después de la muerte de Giacometti, la revista Paris-Match publicó una extraordinaria fotografía que había sido tomada nueve meses antes. En ella aparece Giacometti solo, bajo la lluvia, cruzando una calle de Montparnasse cercana a su estudio. Lleva puesta una gabardina que le cubre asimismo la cabeza, aunque no por ello dejan las mangas de taparle los brazos. Sus hombros encorvados se ocultan bajo la gabardina. El efecto inmediato que produjo esta fotografía en el  momento de su publicación se debió a que mostraba la imagen de un hombre extrañamente despreocupado por su bienestar. (…) Pero lo que hace que esta fotografía sea extraordinaria es que sugiere mucho más sobre el carácter de Giacometti. La gabardina parece prestada. Se diría que no lleva nada debajo, salvo los pantalones. Tiene el aspecto de un superviviente, pero no en un sentido trágico. Está hecho a la situación; «como un monje», diría yo, especialmente dado que la forma en que se cubre la cabeza con la gabardina sugiere una capucha frailuna. Llevaba su pobreza simbólica con mucha más naturalidad que la mayoría de los monjes”.



El hombre que camina de Giacometti



EL CUADERNO nº 6: UN MENSAJE LLEVA A OTRO, JOHN BERGER

Si quieres saber más sobre este artista, El Cuaderno de el 20 de noviembre de 2011 está dedicado, entre otros temas, a John Berger.