domingo, 2 de septiembre de 2012

EDGAR ALLAN POE, LA NARRACIÓN DE ARTHUR GORDON PYM





«La Narración de Arthur Gordon Pym de Nantucket comprende los detalles de un motín y las atroces carnicerías a bordo del bergantín Grampus, en su viaje a los Mares del Sur, en el mes de junio de 1827; con un relato de la reconquista del buque por los sobrevivientes; su naufragio y los horribles sufrimientos por el hambre; su rescate por la goleta británica Jane Guy; el breve crucero de esta última por el océano Antártico, su captura y la matanza de la tripulación en un archipiélago del paralelo 84 de latitud sur» 


Noticia que acompañaba a la edición original de 1838.



LA NARRACIÓN DE ARTHUR GORDON PYM


La narración de Arthur Gordon Pym fue apareciendo por entregas en la revista Southern Literary Messenger en 1837.

Se supone que Poe escribe una novela de aventuras por motivos económicos y porque a los lectores de la época les atraían las historias de aventuras publicadas por entregas.

Al año siguiente, en 1938, sería publicada ya con formato de novela. 



Por aquel entonces estaban en boca de todos las descripciones que llegaban sobre La Antártida, el nuevo continente descubierto hacía dieciocho años por el aventurero John Davis, y Edgar Allan Poe no fue ajeno a ellas. 



El relato es un fiel reflejo del interés de la época por las expediciones polares.
Hay influencias de Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, y así como de El Holandés errante, la leyenda más conocida de buques fantasmas que navegan por los mares.  
Pese a ser un relato repleto de emocionantes aventuras, el terror es el elemento predominante.














ARGUMENTO


El protagonista, Arthur Gordon Pym, se embarca clandestinamente en el barco ballenero Grampus. 


Sufre muchas experiencias y variadas desgracias, entre las que se encuentran: motines, naufragios, canibalismo, guerras con nativos, que ponen en riesgo su vida.

Finalmente se interna en parajes remotos de los mares antárticos, hasta que sufre una sobrecogedora revelación con la que culmina la historia.



Este sombrío y prodigioso desenlace de la obra, es uno de los más enigmáticos que se recuerdan en la historia de la literatura. 








Pero la novela es singular por otros motivos. Hay crudos elementos en ella que invitan a la especulación y a la polémica: sanguinarias escenas de violencia, de cadáveres en descomposición, incluso de canibalismo, todas ellas, tal  y como es propio de Poe, muy bien descritas y llenas de  terribles detalles escabrosos.



Por ello se ha dicho que "el goticismo de Poe no es una acumulación espectral de castillos embrujados, vampiros sedientos y heroínas acosadas, sino que la iluminación psicológica de los recintos más íntimos y oscuros de la mente".



Poe sabía utilizar el terror psicológico y por eso hace pasar a sus personajes por las peores situaciones que puede sufrir el ser humano como la claustrofobia que padece Pym en la sentina del barco ballenero, alcanzando incluso un nivel de delirio provocado por la falta de agua y alimentos, la ansiedad por la tardanza de su amigo en sacarlo de ese martirio, los asesinatos que tienen lugar a bordo a causa de un motín que se produce, la necesidad de acudir al canibalismo pues uno de los supervivientes debería de ser sacrificado para servir de alimento a sus compañeros, el horror provocado cuando pasa junto a ellos un buque fantasma pues se dan cuenta de que toda su tripulación son cadáveres. La llegada a una tierra desconocida habitada por seres extraños y feroces así como por animales nunca vistos.







IVÁN AIVAZOSKI

















Para ilustrar esta entrada sobre la novela, La narración de Arthur Gordon Pym de Edgar Allan Poe, se han utilizado algunas de las famosas marinas de Iván Aivazovski pintor ruso de ascendencia armenia y contemporáneo del escritor.