sábado, 25 de octubre de 2014

ROMANCE DE GENTIL DONA, GENTIL DONA



JAUME D'OLESA
Gracias a la copia que hizo en el siglo XV el estudiante Jaume d'Olesa, el Romance de gentil dona, gentil dona es el más antiguo de los que conservamos hoy por escrito.

En 1421, Joaneta, esposa de Jacobi Cupini, le regaló a su sobrino Jaume d'Olesa, estudiante de Derecho posiblemente en Bolonia, un libro misceláneo o cartapacio, en cuyo folio 48 se lee la que pudiera ser la más temprana transcripción que poseemos de un romance: «Gentil dona, gentil dona, dona de bell parasser...»

El único dato seguro es que Joaneta Cupini le dio la carpeta miscelánea a Jaume d'Olesa el 23 de septiembre de 1421.

Así pues, por lo que sabemos, el romance florentino Gentil dona, gentil dona, se copió hacia 1421 en el cartapacio de apuntes del estudiante mallorquín Jaume de Olesa y así se conserva actualmente en la Biblioteca Nacional de Florencia.

El romance cuenta con la adición al final de cuatro versos con una escorraguda o cantar de deshecha que dicen:

Mal me quiere mestre Gil, 
e fazelo con drecho.
Bien me quie[re] su muger 
que'm echa en el son lecho.


LA ESCORRAGUDA O  DESHECHA
La escorraguda o deshecha es una composición breve en octosílabos o hexasílabos que ofrece una versión condensada de algún poema, hace referencia la tema general y se presenta como un remate de la composición.



Según la RAE en su Diccionario panhispánico de dudas2005:

La forma femenina deshecha, como sustantivo, es la variante modernizada del término desfecha (‘copla o canción breve que cierra otro poema’): «Cuando incluye romances viejos sueltos, traen el adobo de un villancico o una deshecha, en los cuales se acusa la pluma de poetas cortesanos» (Rdgz Moñino Discurso [Esp. 1968]). 
Puesto que el nombre de esta composición deriva de desfacer (forma antigua de deshacer), debe escribirse con hache intercalada; así pues, no se considera válida, con este sentido, la grafía *desecha.


ROMANCE DE GENTIL DONA, GENTIL DONA


Gentil dona, gentil dona, 
 dona de bell parasser,
los pies tingo en la verdura 
esperando este plazer.
Por hi passá ll'escudero
mesurado e cortés;
les paraules que me dixo
todes eren d'emorés.
—Thate, escudero, este cuerpo, 
este cuerpo a tu plazer,
las tetillas agudillas 
qu'el brial quieren fender.
Allí dixo l'escudero: 
—No es hora de tender,
la muller tingo fermosa, 
fijas he de mantener,
el ganado en la sierra 
que se me ua a perder,
els perros en las cadenas 
que no tienen que comer.
—Allá vayas, mal villano, 
Dios te quiera mal fazer,
por un poco de mal ganado 
dexas cuerpo de plazer.
Anónimo