viernes, 17 de octubre de 2014

PROSPER MÉRIMÉE, CARMEN

PROSPER MÉRIMÉE
Prosper Mérimée fue un novelista, dramaturgo, historiador y arqueólogo francés nacido en París en 1803.

Hizo la carrera de Derecho y estudió varias lenguas: inglés, ruso, español, griego y árabe.

Mérimée como autor pertenece a la transición del Romanticismo al Realismo y estaba interesado por el misticismo, la historia y lo oculto.


Desde joven se sintió atraído por la literatura y fue amigo del escritor Stendhal, veinte años mayor que él, y del científico André Marie Ampère. 

Sus amigos lo presentaron en sociedad y frecuentó los salones literarios de la época.

Como funcionario público fue nombrado Inspector General de Monumentos Históricos lo que le permitió realizar numerosos viajes.




En sus viajes por España hizo gran amistad con doña María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo,  madre de la futura emperatriz Eugenia y llegó por ello a ser nombrado senador de Francia y fue amigo íntimo del emperador Napoleón III.















Recepción a los embajadores de Siam en Fontainbleau por Jean-Léon Gérôme


Mérimée realizó siete viajes por España entre 1830 y 1864, de los que dejó, además de amistades y amantes, una numerosa correspondencia, recogida en el volumen Cartas de  España.



Nunca se casó, pero mantuvo varias relaciones amorosas, entre ellas con Emilie Lacoste y Madame Delessert.



Sus obras tratan sobre arqueología e historia, como en su novela histórica Crónica del reinado de Carlos IX  de 1829. 

Fue muy reconocido por sus relatos breves entre los que destacan: El jarrón etruscoLas ánimas del purgatorioLa Venus d'IlleColomba y Carmen.
Acuarela de Mérimée sobre Carmen


Colaboró en varios periódicos y revistas de la época, en temas muy diversos, como por ejemplo la arqueología. 

En 1844, fue nombrado miembro de la Academia francesa.

Prosper Mérimée falleció en Cannes en 1870. 

Retrato de Jenny Dacquin

Dejó una correspondencia muy interesante y después de su muerte se publicaron sus Cartas a una desconocida que son una recopilación póstuma del epistolario de Mérimée con Jenny Dacquin.






CARMEN


Carmen es una novela corta que está ambientada en una España exótica y romántica de mujeres apasionadas y hombres enamorados y celosos.

El argumento de Carmen se basaba en una leyenda de amor, celos, pasión y muerte que doña Manuela de Montijo le había contado a su amigo Mérimée.


Así se lo cuenta a la dama el propio autor:


"Acabo de pasar ocho días encerrado escribiendo, pero no los hechos y milagros del difunto don Pedro, sino una anécdota que me contó usted hace quince años y que yo temo haber malogrado. Se trataba de un jaque de Málaga que mató a su amante, la cual se dedicaba únicamente al público."



Publicada en la Revue des deux mondes en 1847, cuenta una historia que mezcla la fatalidad y la autodestrucción a la que puede llevar el amor. 

ARGUMENTO DE CARMEN
Carmen por Henri-Lucien Doucet


El narrador es un arqueólogo francés que durante un viaje por el sur de España conoce a don José Navarro, un ex militar. 
Don José es un soldado que era ejemplar pero que acaba convirtiéndose en desertor, bandolero y asesino debido la terrible pasión que Carmen le inspira.

El soldado narra una historia de un amor fatal, su romance con Carmen, una sensual gitana, quien lo alejó del deber y lo llevó al delito. 

Ciego de amor, don José soporta que Carmen esté casada con un bandido apodado El Tuerto, a cuya banda se une y con la que colabora en diversas revueltas y emboscadas y crímenes, hasta que celos lo empujan a apuñalar y asesinar al bandolero rival en una pelea. 

Luego, Carmen se une a un torero llamado Lucas. 

Don José herido por la traición de Carmen y ciego de odio, amor y celos, la acuchilla y la entierra en un lugar secreto. 

Loco de remordimiento, don José se entrega a la justicia y es condenado a muerte. 



Émilie Ambre como Carmen, por Manet



DIVISIÓN DE CARMEN

La novela Carmen está dividida en tres partes. 

La primera narra el encuentro entre el arqueólogo y don José. 

En la segunda, don José cuenta la historia de su apasionado y trágico amor por Carmen.

En la tercera parte de la obra, el narrador hace un retrato de la cultura, el aspecto, las costumbres y la lengua de los gitanos que sirven para explicar el personaje de Carmen.






CARMEN COMO MITO


Si no hubiera existido la ópera de Bizet, el mito de Carmen no hubiera podido  alcanzar el grado de universalidad de que hoy disfruta.


La temprana popularización de la obra a través de la ópera homónima de Georges Bizet y el hecho de que, posteriormente, se haya adaptado al cine en numerosas ocasiones demuestra la pertenencia de Carmen al terreno del mito.  

Esta novela de Mérimée entrelaza tres mitos: el mito del amor trágico, el mito de la mujer fatal y el mito de la España romántica.





La feria de Sevilla por Joaquín Domínguez Bécquer


Carmen es poseedora de una belleza que nos recuerda a la tradición medieval de la Belle Dame sans Merci recogida por Keats.

Su tradición enlaza con la de figuras como la de la Femme Fatale, La hermosa sin piedad,  la Lamia o  la  actual vampiresa cinematográfica.




Como con todas las mujeres fatales se la relaciona con la brujería, lo maligno y el diablo y lleva a los hombres con su mirada a la perdición y a la muerte.
Los colores de Carmen como recoge fielmente su iconografía en la pintura y los carteles son el rojo y el negro asociados desde lo antiguo a todo lo diabólico.


Carmen es una joven gitana de piel cobriza del barrio de Triana, de gran belleza exótica y salvaje. 

Es una mujer fatal, seductora y terrible que hechiza con su mirada. 

Es descrita como bruja, ladrona y prostituta pero de un atractivo tal que desarma a los hombres y los deja rendidos a sus pies.



Tiene una cabellera de pelo rizoso negro intenso, ojos  muy grandes y negros de mirada ardiente y provocativa y una hermosa boca de labios rojos y sensuales y dientes muy blancos.


Es una mujer muy descarada de una gran sensualidad que no se sujeta ningún hombre. 

Tiene el don de la palabra, baila y canta con arte y pasión, conoce y practica la adivinación y es cigarrera en la fábrica de Tabacos de Sevilla.



Por no sujetarse al dominio del varón, Carmen haya sido utilizada como icono por los movimientos feministas en determinados momentos históricos.
En versiones actuales, Carmen ha sido cambiada de raza, trasladada de continente y modernizada pero mantiene su espíritu salvaje y rebelde.

Se la ha llevado a la ópera, al musical, al cine, al teatro, al ballet y a la pintura y todas las artes han respetado su poderoso mito.





Carmen se ha interpretado como símbolo de la libertad y como encarnación de la mujer dueña de sí misma y de su propio destino.

Mérimée se basa en la creencia popular y universal de la mujer fatal que, terrible y poderosa, arrastra a los hombres a su destino trágico y que se retrotrae a los más remotos orígenes de la tradición literaria y cultural.



ESPAÑA PAÍS ROMÁNTICO


















El jaleo por John Sargent Singer

Tras las guerras napoleónicas, los viajeros y escritores románticos volvieron a descubrir España, ofreciéndonos una visión misteriosa y primitiva del país, sobre todo de Andalucía.


Prosper Mérimée contribuyó decisivamente a fijar esa imagen exótica de España con la creación de su personaje de Carmen, la cigarrera gitana, mitad ángel, mitad demonio.

A través de la obra de Mérimée, España pasó a ser el país romántico por excelencia.


España y, sobre todo, Andalucía vinieron a representar para los europeos el mito del Sur, el Paraíso Perdido. 
















Escena costumbrista por Joaquín Araujo Ruano


La cercanía con África, su pasado árabe, su paisaje, su luz, sus gentes y sus costumbres ancestrales, mezcla de la sabiduría de las distintas civilizaciones que pasaron por ella, y la presencia del exotismo de elemento gitano atrajeron poderosamente la atención de los lectores románticos. 















Baile en una venta por  Rafael Benjumea




Los personajes populares que nos presenta Prosper Mérimée quedaron para siempre asociados a España como un arquetipo en la imaginación del pueblo: los bandoleros, las cigarreras, los toreros, los gitanos...
















Las cigarreras en la fábrica por Gonzalo Bilbao Martínez


En esta pequeña novela se entremezclan dos temas clásicos que se oponen entre sí con gran fuerza: el Norte que representa la razón y el deber encarnados en el norteño don José Navarro y el Sur que es lo sensual y lo pasional cuya figura es la gitana Carmen.


ANTONIO MACHADO Y PROSPER MÉRIMÉE

Este es un fragmento de un poema de 1920 de Antonio Machado donde se recoge una alusión a esa idea tópica de España, la llamada España de charanga y pandereta o España de Mérimée: 



HACIA TIERRA BAJA 
Rejas de hierro; rosas de grana,
¿A quién esperas,
con esos ojos y esas ojeras,
enjauladita como las fieras,
tras de los hierros de tu ventana?
Entre las rejas y los rosales,
¿Sueñas amores
de bandoleros galanteadores,
fieros amores entre puñales?
rondar tu calle nunca verás
ese que esperas, porque se fue
toda la España de Mérimée...

Antonio Machado
            Nuevas canciones (1924)






CARMEN DE BIZET 

La Carmen de Mérimée sirvió de inspiración para el libreto de la popular ópera del mismo nombre de Georges Bizet.


En 1875 el  estreno en París de la ópera Carmen de Georges Bizet fue un rotundo fracaso. 

En la actualidad es la ópera francesa más conocida e interpretada en el mundo. 



El éxito se debe al equilibrio entre el libreto con escenas cómicas, trágicas y la música de Bizet con una magnífica orquestación, coros, arias y temas musicales fáciles de memorizar como son la Habanera o el famoso Toreador



Si te apetece escuchar y ver la famosa Carmen de Bizet, en este vídeo puedes hacerlo: