domingo, 30 de marzo de 2014

PLAUTO, INFLUENCIAS DE SU OBRA

EL ÉXITO DE PLAUTO
Par
ece
q
ue
la dif
u
sión d
e
las
c
o
me
dias d
e
Pla
u
to s
e
d
e
 b
e
a la si
m
-pli
c
idad y
u
niv
e
rsalidad d
e
los prin
c
ipios
c
ó
m
i
c
os
em
pl
e
ados.

El éxito de Plauto a traves de los tiempos se debe a la simplicidad e universalidad de los recursos cómicos empleados en sus comedias.


ANTIGÜEDAD CLÁSICA
Plauto gozó siempre de una gran acogida entre el público romano.
Sus comedias se siguieron representando con gran éxito mientras existió una tradición teatral viva en Roma. 
Durante el clasicismo de los últimos años de la República y de la época de Augusto, la popularidad del comediógrafo latino Plauto sufre un cierto retroceso por influencia de los grandes poetas del momento, en particular Horacio, a quienes disgustaba en general la literatura de la época arcaica. 
Con altibajos, se continuó leyendo a Plauto hasta el final de la Antigüedad.

EDAD MEDIA
En general, la Edad Media se interesó más por el tono sentencioso de Terencio que por la comicidad de Plauto.

La monja Roswitha, imitadora de la obra de Terencio, conoció también las comedias de Plauto.

A finales del siglo XV se observa en el panorama literario europeo una recuperación de la figura de Plauto, prácticamente ausente de la escena durante la Edad Media.


RENACIMIENTO

A partir del Renacimiento se vuelve a leer con entusiasmo a Plauto y a representarse sus obras en los centros en que se enseñaba latín.


Desde entonces comienza a influir, juntamente con Terencio, en la comedia moderna.

En España ejercieron notable influencia las versiones al español y las adaptaciones italianas en autores como Bartolomé de Torres NaharroLope de Rueda Juan de Timoneda.



En la Universidad de Salamanca las comedias de Plauto se representaban en latín y, desde el año 1574, se limitó la representación de comedias latinas a la de las obras de Plauto y Terencio.



Como muestra de esta influencia de las comedias plautinas en el teatro europeo de los siglos XVI y XVII basta decir que Shakespeare en La comedia de los errores utiliza el argumento de Menaechmi y que en El mercader de Venecia también se basa en Plauto.

Las obras de Plauto van a tener gran influencia en el teatro inglés del siglo XVI.


BARROCO

En el Barroco, en España, el influjo de Plauto se nota en Lope de Vega y su obra, El palacio confuso.

O en el conocimiento de las obras de Plauto que muestra Lope en su obra titulada: Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo.


Esto es volver a la comedia antigua
donde vemos que Plauto puso dioses,
como en su Anfitrïón lo muestra Júpiter.


Lope de Vega reclama para sí el derecho a la originalidad pero, a la vez, recuerda la herencia del teatro latino en su obra, Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo, con estos versos: 


...y, cuando he de escribir una comedia,
encierro los preceptos con seis llaves;
saco a Terencio y Plauto de mi estudio,
para que no me den voces (que suele 
dar gritos la verdad en libros mudos),
y escribo por el arte que inventaron
los que el vulgar aplauso pretendieron,
porque, como las paga el vulgo, es justo
hablarle en necio para darle gusto.


Otro dramaturgo del Barroco español, Calderón de la Barca recoge también esta herencia de Plauto en obras como El príncipe Constante.

De la escuela de Calderón es el dramaturgo Francisco de Rojas Zorrilla.
En su obra teatral Entre bobos anda el juego o Don Lucas del Cigarral se nota la influencia plautina pues, en esta obra de Zorilla, se inicia el tema del viejo que intenta casarse con una dama mucho más joven que él.

En cuanto a Francia, no hay más que decir que El avaro de Moliére recuerda al personaje de Euclión de la Aulularia.


































Y que el Amphitryon de Moliére está basado en Plauto y aunque suprime el detalle del nacimiento de Hércules, pone de relieve la aventura amorosa de Júpiter. 

A partir de la obra de Moliere los nombres propios de Anfitrión y Sosia se convirtieron en nombres comunes y designaron respectivamente a quien recibe un huésped en su casa y a quien es el doble de otra persona.



SIGLO XVIII
En el siglo XVIII, en el Neoclasicismo, Leandro Fernández de Moratín recoge de Zorrilla este personaje plautino del senex amator en su obra El sí de las niñas.

La influencia de Plauto se ha observado en numerosas obras cómicas de los siglos posteriores.

SIGLO XX Y SIGLO XXI
En Amphitryon 38, de J. Giraudoux, Alcmena y su marido ignoran que ambos han sido víctimas del engaño de Júpiter que se redime al comprender el valor del amor humano. 

Giraudoux trata de librar a su obra de la injusticia reinante en  las demás obras que tratan este tema.



El mundo del cine se ha inspirado frecuentemente en las obras de Plauto. 
Un ejemplo de esto son las comedias musicales Amphitryon de Reinhold Schünzel y Golfus de Roma estrenada en en Broadway como obra teatral musical y luego llevada al cine por Richard Lester.
Woody Allen en su película Poderosa Afrodita une el tema del teatro clásico griego con numerosas referencias a  las situaciones y a los personajes del teatro de Plauto. 

En esta comedia de Allen, destaca la actriz Mira Sorvino que se llevó todos los premios posibles en su tierno papel de meretrix bona.
Hay algunas películas de estructura plautina en el tratamiento de los personajes como la famosa comedia en el Berlín de la guerra fría Un, dos, tres de Billy Wilder


PLAUTO EN LA ACTUALIDAD

En la actualidad, las comedias de Plauto, traducidas a las lenguas modernas, figuran en el repertorio de las representaciones de obras del teatro clásico. 
Siguen representándose, en el texto original latino, en teatros universitarios y de ensayo.