lunes, 24 de marzo de 2014

MARIO BENEDETTI, CERTIFICADO DE EXISTENCIA



CERTIFICADO DE EXISTENCIA


Ah, ¿quién me salvará de existir? 
FERNANDO PESSOA




Dijo el fulano presuntuoso/ 
hoy en el consulado 
obtuve el habitual 
certificado de existencia 

consta aquí que estoy vivo 
de manera que basta de calumnias 

este papel soberbio / irrefutable 
atestigua que existo 

si me enfrento al espejo 
y mi rostro no está 
aguantaré sereno 
despejado 

¿no llevo acaso en la cartera 
mi recién adquirido 
mi flamante 
certificado de existencia? 

vivir / después de todo 
no es tan fundamental 

lo importante es que alguien 
debidamente autorizado 
certifique que uno 
probadamente existe 

cuando abro el diario y leo 
mi propia necrológica 
me apena que no sepan 
que estoy en condiciones 
de mostrar dondequiera 
y a quien sea 
un vigente prolijo y minucioso 
certificado de existencia 

existo 
luego pienso 

¿cuántos zutanos andan por la calle 
creyendo que están vivos 
cuando en rigor carecen del genuino 
irremplazable 
soberano 
certificado de existencia?



Mario Benedetti


Retrato de Edward James por René Magritte