viernes, 8 de noviembre de 2013

ANNIE LEIBOVITZ EN EL NIEMEYER DE AVILÉS


ANNIE LEIBOVITZ EN EL NIEMEYER
La fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz dio una charla en la cúpula del Centro Niemeyer de Avilés ante quinientas personas que escucharon con gran interés sus amenas reflexiones sobre sus obras.
La organización tuvo que aumentar el aforo para satisfacer la gran demanda de entradas para el acto.

En una tarde otoñal y lluviosa, Annie Leibovitz llegó muy sonriente al Centro Niemeyer de Avilés procedente una rueda de prensa en Oviedo.
Haciendo honor a su conocida imagen, la fotógrafa iba vestida informalmente de negro y con botas de montaña.

En su entrada a la cúpula, Leibovitz aprovechó para fotografíar con su cámara Canon G-5 al público y a los numerosos periodistas y fotógrafos que allí la aguardaban.

Al inicio del acto,  el periodista Alberto Anaut, presidente de PhotoEspaña, presentó brevemente a la célebre fotógrafa galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades del año 2013.




Annie Leibovitz acudió a la charla acompañada de su amigo Robert Platz, cofundador de la agencia Contact Press que comentó con ella las imágenes que Leibovitz había seleccionado para presentarse en Avilés.

Leibovitz y Platz  que se conocen desde hace cuarenta años, relataron con gran complicidad, pequeñas historias y anécdotas relativas a la génesis de algunas de las más famosas fotografías de la galardonada. 

La fotógrafa que parecía encantada con la experiencia, se ganó rápidamente la atención del público por su gran expresividad y la naturalidad de sus gestos a la hora de explicar su trabajo.


Con ayuda de sus fotografías proyectadas en gran formato sobre el fondo de la cúpula, Annie Leibovitz repasó con gran sencillez su carrera y explicó sus inicios en la Escuela de Bellas Artes de San Francisco, habló sobre su familia y comentó las circunstancias de su trabajo en las revistas Rolling Stone, Vanity Fair y Vogue.

Tambien evocó las influencias recibidas del trabajo de otros grandes fotógrafos, especialmente de la obras de Cartier-Bresson y Robert Frank.




LEIBOVITZ, AVILÉS Y DETROIT
Leibovitz comentó las posibilidades fotográficas de Avilés, su paso de pequeño puerto pesquero a ciudad industrial y la impresión que le produjo su llegada a Avilés y el observar sus fábricas.


"Y, de repente, te encuentras con una fábrica enorme delante de tus ojos. Las fábricas son siempre objetos muy visuales. Estaría muy bien poder reflejar esta transformación en fotografías".

Acto seguido relacionó su visión fugaz de Avilés con su próximo viaje a Detroit, la primera gran ciudad de los Estados Unidos que se ha declarado en quiebra. 

"No hay nada, no hay trabajo...".


"Sería muy interesante poder reflejar la transformación de un pueblo pesquero en industrial y, después, su decadencia, como pasa en Detroit".


LEIBOVITZ Y EL RETRATO
Leibovitz ha retratado a personajes famosos de todo el mundo: políticos, músicos, bailarines, actores, escritores, monarcas...




Para ilustrar su trabajo como fotógrafa de personajes famosos, seleccionó retratos de John Lennon y Yoko Ono, Michael Jackson, Demi Moore, la reina Isabel II de Inglaterra, Presidentes de Estados Unidos, Whoopy Goldberg o Keith Richards y, al comentarlos, desveló parte de los secretos de sus sesiones fotográficas más célebres.

Leibovitz además hizo reflexiones sobre la fotografía y la pintura y el arte del retrato a lo largo de la historia y en la sociedad actual.


"Eso de que nosotros retratamos el alma es una tontería. Lo que hacemos es retratar un aspecto del personaje, porque tenemos muchos aspectos".


















Annie Leibovitz pidió que levantasen la mano los fotógrafos que hubiera entre el público y recordó la trascendencia y el poder de la fotografía.

"Una imagen tiene ahora más poder que nunca; depende de cómo lo utilicemos".

Reflexionó sobre la gran cantidad de fotografías que se hacen en nuestra época ya que en la sociedad actual todos somos constantemente fotografiados debido al gran incremento de la utilización de las nuevas tecnologías.


Entre las muchas fotos de celebridades retratadas por la fotógrafa, Leibovitz mostró y comentó con cariño algunos de sus retratos familiares: una de sus hijas, su abuela en la cocina familiar, su padre conduciendo...

La fotógrafa enseñó uno de sus trabajos favoritos, un retrato en blanco y negro de su madre y se emocionó al hablar sobre él. 

"Los retratos íntimos tienen distintas reglas que las demás fotografías"




LEIBOVITZ Y SONTAG
Recordó su relación con la escritora Susan Sontag que recibió también el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en el año 2003 y comentó que ella le había enseñado a mejorar su nivel de autoexigencia.

"Me emociona mucho estar en el mismo escenario en el que estuvo. Pensar en ella y en todo lo que significó para mí tras haberla conocido en un momento en que no sabía a dónde me llevaba mi trabajo, estaba en Vanity Fair, ya había dejado Rolling Stone, y conocerla reforzó mi trabajo. Era una mujer muy fuerte y pensó que yo era buena en lo que hacía pero que podía ser aún mejor. Puso mis límites más allá".


En ese afán de ir más allá en su trabajo, recordó su estancia como reportera fotográfica en el Sarajevo en guerra de los años noventa. 


"No sabía cómo me iban a recibir los otros fotógrafos... y no tuve problemas. No sabía qué iba a hacer allí, pero eso es el periodismo: contar lo que sucede mientras está sucediendo"



La fotógrafa además ha hecho campañas publicitarias para grandes marcas como Louis Vuitton con personajes como Mijaíl Gorbachov, Sean Connery, Angelina Jolie o Catherine Deneuve y su obra ha sido expuesta en los mejores centros culturales del mundo.














ANNIE LEIBOVITZ, PEREGRINAJE
Pero, además de retratos de famosos, también mostró fotos de objetos en principio insignificantes como una caja de tizas de colores o famosos como el televisor de Elvis Presley.

Con esta serie de fotografías de objetos y paisajes, Annie Leibovitz acaba de hacer una selección de trabajos más personal a la que ha bautizado con el título de Peregrinaje.

En estas obras nos muestra un viaje íntimo a sus propias raíces, acompañada de sus tres hijas, tras las huellas de las personas y los lugares que la inspiraron: de las casas de Elvis Presley, Virginia Wolf o Abraham Lincoln, a las cataratas del Niágara o el parque de Yellowstone.

















ANNIE LEIBOVITZ Y EL PÚBLICO
Terminada la charla, Leibovitz que se mostró en todo momento cordial y relajada, contestó con suma amabilidad a las preguntas del público, atendió a sus admiradores y firmó innumerables autógrafos sobre libros y fotografías que le llevaron algunos asistentes a la charla.

Al finalizar el acto, recibió los aplausos del público y posó con una sonrisa para los numerosos fotógrafos profesionales y aficionados que acudieron al acto y que quisieron retratarla. 

























Fotografías de Rosa Pardo