sábado, 30 de marzo de 2013

ANN RADCLIFFE, LOS MISTERIOS DE UDOLFO


ANN RADCLIFFE

Ann Ward, conocida literariamente como Ann Radcliiffe, es una novelista británica que pertenece al llamado gótico racional.
Nacida en 1788 en Holborn, Londres, es la escritora más emblemática de la imaginación gótica, y sus novelas fueron punto de referencia para los autores que cultivaron el género.
Fue muy apreciada por su obra entre los seguidores de la novela gótica en España.

Ann empezó a escribir historias, solo por distraerse.
Casada con William Radcliffe, propietario del semanario "English Chronicle",  su marido alentará en todo momento la actividad literaria de su esposa.


Entre sus obras destacan: Un romance sicilianoEl Romance del bosqueLos misterios de Udolfo y El italiano.



LOS MISTERIOS DE UDOLFO




Los misterios de Udolfo es una novela gótica de la escritora Ann Radcliffe.

Se desarrolla en el siglo XVI, y transcurre en Francia e Italia. 

Es la cuarta y más famosa novela de Ann Radcliffe. 


Esta novela contiene todos los elementos característicos de la narrativa de terror gótica: apariciones, lugares abandonados, personajes atormentados por un oscuro pasado, villanos sin parangón y monumentales escenarios naturales en los que se desarrolla parte de la acción. 

Esta abigarrada serie de elementos confluye en una historia enrevesada y con un argumento con constantes giros.



Los misterios de Udolfo,es una de las cimas del arte de Ann Radcliffe, y de la novela gótica y romántica.

Es una novela muy interesante porque, aunque ocurren en ella acontecimientos estremecedores y aparentemente sobrenaturales,  al final Ann Radcliffe les da una explicación racional.


ARGUMENTO


Los misterios de Udolfo cuenta las aventuras de la joven y bella Emily St. Aubert quien sufre, entre otras calamidades, la muerte de su padre, terrores sobrenaturales en un sombrío castillo, bajo la tutela de su cruel tía casada con un siniestro italiano, el Signor Montoni.

Para apartar a la huérfana Emily del joven Valancourt, su amor, sus tutores la recluirán en el castillo de Udolfo, tétrica fortaleza de los Apeninos

Emily, como todas las heroínas de la Radcliffe, se enfrenta a las adversidades y desastres provocados por el bandolero Montoni con la fuerza de la racionalidad, después de haber sucumbido momentáneamente a la superstición.


La persecución del malvado Montoni tiene lugar en el castillo de Udolfo, donde acontecen múltiples fenómenos sobrenaturales: vagas figuras extrañas, un fantasma en las almenas, sepulcrales voces misteriosas...







LOS MISTERIOS DE UDOLFO VISTOS POR OTROS AUTORES

La novela fue una de las obras parodiadas en La abadía de Northanger  de Jane Austen.


Aunque se la conoce sobre todo por la parodia de Austen, Los misterios de Udolfo fue muy popular en su época y fue alabada por autores como Sir Walter Scott y otros muchos escritores del XIX, como Byron y Wilkie Collins o la pensadora feminista, filósofa y escritora Mary Wollstonecraft, madre de Mary B. Shelley, la autora de Frankenstein


Paul Féval, padre: usó a la autora como protagonista de su novela La ciudad vampiro que es una sátira y parodia hasta el absurdo de la novela gótica de vampiros.


Edgar Allan Poe en su relato El retrato oval, menciona la novela Los misterios de Udolfo, tratando algo despectivamente a su autora.

Por otra parte, Lovecraft nos dice en su ensayo sobre la literatura de terror:

«A los conocidos atavíos góticos de sus predecesoresMrs. Radcliffe añadió un genuino sentido de lo sobrenatural, tanto en los escenarios como en los incidentes, que raya en la genialidad; cada pormenor de la ambientación y de la intriga contribuye artísticamente a crear la impresión de horror ilimitado que ella quería transmitir».


En la novela Otra vuelta de tuerca de Henry James hay una referencia a la novela de terror, de Ann Radcliffe, Los misterios de Udolfo, que influyó en James, y que fue muy estimada por él.

Así, al comienzo del capítulo IV de Otra vuelta de tuerca se dice: "Había un 'secreto' en Bly--un misterio de Udolfo o un pariente loco, innombrable, mantenido en un ignorado confinamiento?"




EL PÚBLICO FEMENINO Y LA NOVELA GÓTICA

Había un gran público femenino para las novelas góticas, que se vendían por suscripción, o se vendían a bibliotecas circulantes.



Las novelas de Ann Radcliffe fueron tremendamente populares entre la clase alta y media alta inglesa, y eran literalmente devoradas por las jóvenes señoritas que se sentían identificadas con sus intrépidas heroínas.