jueves, 1 de agosto de 2013

WILLIAM SHAKESPEARE, SONETO 116


WILLIAM SHAKESPEARE


Dramaturgo, actor y poeta inglés, William Shakespeare es uno de los más grandes autores de la literatura universal y una figura clave en el desarrollo de las letras inglesas. 

Sus obras de teatro y sus poemas son considerados auténticos clásicos atemporales y su influencia a lo largo de la historia de la literatura es indiscutible.

SONETOS


Edición de los Sonetos de 1609

Los Sonetos de Shakespeare suman un total de 154 y toman la forma estrófica  del soneto inglés. 
La primera edición salió a la luz en 1609, pero se tienen noticias de su existencia desde 1598. 
Estos poemas tras más de cuatro siglos de controversias y enigmas siguen siendo una de las obras cumbres de la poesía amorosa.
Los primeros 126 están dedicados a un varón, y los restantes 28 a una dama morena la llamada “dark lady”. 
Están redactados con influencia del Renacimiento italiano a través de Petrarca y su Cancionero.
Inauguran un nuevo tipo de poesía lírica moderna.

Los temas, además de el amor, el paso del tiempo o la belleza,  son las relaciones amorosas, contadas en primera persona. 
Primero, la atracción por un hermoso varón y después por una dama morena casada. 
Se ignora quiénes fueron esas personas, ni si existieron.
Ni siquiera se sabe si definen los sentimientos del escritor o son simple invención artística. 
A lo largo de los sonetos se dan detalles, como el nombre “Will” y el oficio de actor del narrador, que apuntan a la teoría de que tengan un cierto matiz autobiográfico. 
En cualquier caso, quizás el asunto sea más sencillo: como en toda creación literaria, se parte de la realidad para modificarla artísticamente.
















Edición de 1640


Estos misteriosos sonetos se han estudiado desde distintos puntos de vista que van desde el estructuralismo a la crítica biográfica o psicoanalítica, pasando por la social o la feminista sin que ninguno de estos enfoques explique su amplia simbología.
Según Borges nunca acabaremos de descifrar los sonetos de Shakespeare.
Y no hay que olvidar que para Wordsworth estos poemas son la llave misma con la que Shakespeare nos abre su corazón.

SONETO 116

Permitid que no admita impedimento
ante el enlace de las almas fieles
no es amor el amor que cambia siempre por momentos
o que a distanciarse en la distancia tiende.

El amor es igual que un faro inamovible,
que ve las tempestades y no es zarandeado.
Es la estrella que guía la nave a la deriva,
de un valor ignorado, aún sabiendo su altura.

No es juguete del Tiempo, aun si rosados labios
o mejillas alcanza, la guadaña del Tiempo.
Ni se altera con horas o semanas fugaces,
si no que aguanta y dura hasta el último abismo.

Si es error lo que digo y en mí puede probarse,
decid, que nunca he escrito, ni amó jamás el hombre.



SONNET 116

Let me not to the marriage of true minds
Admit impediments; love is not love
Which alters when it alteration finds,
Or bends with the remover to remove.
O no, it is an ever-fixed mark
That looks on tempests and is never shaken;
It is the star to every wand'ring bark,
Whose worth's unknown, although his height be taken.
Love's not Time's fool, though rosy lips and cheeks
Within his bending sickle's compass come;
Love alters not with his brief hours and weeks,
But bears it out even to the edge of doom.
If this be error and upon me proved,
I never writ, nor no man ever loved.



ANIMACIÓN DE TIPOGRAFÍA CINÉTICA

Tipografía cinética es nombre técnico para “texto en movimiento”. 
La tipografía cinética es una técnica de animación combinando movimientos y texto.  
Se utiliza desde hace mucho tiempo, sobre todo en el cine, donde encuentra su lugar en las introducciones o en los créditos del final de las películas.
Este vídeo muestra una animación de tipografía cinética dedicada al Soneto 116 de  William Shakespeare.