martes, 17 de noviembre de 2015

JOSÉ LEÓN DELESTAL


JOSÉ LEÓN DELESTAL
Escritor, periodista, dramaturgo, folclorista y poeta asturiano nacido en Ciaño, Langreo, en 1921.

Fundó en 1969 la asociación Amigos del Bable, que fue un primer intento de recuperación de la lengua, y que se centró sobre todo en la edición de discos en asturiano.

En 1973, junto con Emilio Alarcos Llorach, organizó la Asamblea Regional del Bable.

Escribió obras teatrales, poesías, canciones y numerosos monólogos.

LOS MONÓLOGOS
Los Monólogos pertenecen,a otro tiempo, pero se leen hoy con total facilidad y agrado, y siguen sugestionando y admirando por la capacidad de Delestal para sacarle punta a las más diversas situaciones.
Sería injusto situar a los Monólogos de Delestal fuera de su marco histórico y sociológico natural, que no es otro que el de la España de posguerra y dictadura. 
Los Monólogos delestalianos mantienen hoy día, muchos años después de su composición su frescura.
Siguen leyéndose, recitándose, representándose y agradando a los auditorios más variados.
Se puede decir que están vivos e integrados de pleno derecho en la literatura oral en bable.
Los Monólogos de León Delestal están dentro del subgénero cómico como el que podemos leer a continuación.


UN MONÓLOGO EN ASTURIANO

Blas ye un señoritu llistu
q'anque non tién una gorda
siempri se dio munchu pistu.

Comu xamás golió un pesu,
cuerre alloriáu, tres les perres
comu'l ratón tres el quesu.

Y anda faciendo-y la rosca
a una rapaza d'aldea,
pero que tién muncha mosca.

El padre d'ella ye aldianu
y tien fabes comu borra
y más pesos q'un indianu.

Anque nun ye un Tenedoriu,
Blas afalagó a la moza
y entamó al fin el casoriu.

Cho-yos les arres el cura
y lluéu, al comer la boda,
piescaron la gran fartura.

Mientres zampaben a'sgaya,
Blas falaba amorosiegu
a aquella novia tan paya.

Llamábala sol y cielu
y dicía-y pallabrines
de xarapa y carambelu.

Cuando taba más melosu
del gañatu de la novia,
salió un ruíu fastidiosu.

Y Blas con voz de miminos
preguntó.y a la rapaza
mirando-y a los güeyinos:

~~¿Qué te pasa, corazón?
¿Suspiras, mi alondra bella?
Y ella dixo: ~~ No, home, non;
ye que rutio la morciella.

                         José León Delestal