lunes, 11 de enero de 2016

DAVID BOWIE, LAZARUS


DAVID BOWIE
David Bowie, nacido como David Robert Jones en Brixton en el sur de Londres, en 1947.
Fallecido en Manhattan, Nueva York el 10 de enero de 2016.


Actuó en cabaret y como mimo, fue músico, compositor, productor, icono de la moda, pionero del Glam-rock y artista innovador en diferentes campos.
Deja excelentes trabajos como actor y compositor en el cine.
Hizo incursiones en la música electrónica, el Funk, el Soul, el Krautrock, el Hip Hop, el Jazz y la música étnica.


Bowie se recreó en diversas personalidades como, Major Tom, Ziggy Stardust, Aladdin Sane, Thomas Jerome Newton, the Thin White Duke hasta llegar a Blackstar su último proyecto.

Los temas de sus álbumes  se escapan de los senderos del pop e incluyen temas tan diversos como la caída del muro de Berlín, la exploración espacial, los extraterrestres, la inmortalidad, la transexualidad, la locura, el crimen y el misticismo.

BLACKSTAR


Su último álbum, Blackstar, apareció en su 69 cumpleaños el 8 de enero de 2016, dos días antes de su muerte.
Se considera una especie de testamento o despedida de su público.
Constituye además un acercamiento en primera persona, de un genial y polifácetico artista, al tema de la propia muerte.

Lazarus forma parte de la producción teatral Lazarus escrita por David Bowie y Enda Walsh y dirigida por Ivo Van Hove, que se estrenó el 7 de diciembre de 2015 en Nueva York con excelentes críticas.

LAZARUS, LA CANCIÓN Y EL VÍDEO




La canción y el  vídeo que la ilustra están llenos de símbolos relativos a la muerte y a la vida del propio David Bowie.
Camas y habitaciones de hospital, vendajes, cicatrices ocultas y ojos cegados. 
Colores azulados y fríos y una estética abandonada y desolada para un drama que ya nadie le puede quitar.
La escritura o el arte aparecen reflejados como elementos que permiten trascender a la muerte.
Hay alusiones a la soledad, la poesía o la tristeza como el famoso Bluebird de Bukowski.

Y también recuerdos de la riqueza, la fama, el sexo o el amor. 
Aleister Crowley, La Cabala y El Árbol de la Vida, la locura, la enfermedad, la indefinición de género y la moda, junto con alusiones a su obra artística aparecen entremezclados en la iconografía del videoclip.

Su ciudad adoptiva, Nueva York o su mujer Iman aparecen tenuemente dibujados en una melodía meláncolica dominada por un saxo, su primer instrumento musical de la niñez.

La soledad de los enfermos y la inutilidad de la fama y el dinero  frente a la muerte.

Y esta propia muerte es vista como una despedida o una liberación de todo lo que amamos.

El vídeo se abre y se cierra con armarios de los que sale una figura que mira al cantante que yace enfermo en la cama.

En ese mismo armario lo veremos entrar en el final del vídeo con uno de sus característicos atuendos como si entrara en un escondite o en ataúd.
Armario que resulta un ataúd muy apropiado para alguien que fue un icono de la moda, cuyos trajes se exponen en los museos y que jugó de manera provocadora con los variados aspectos de su sexualidad.

Hay en la canción, no obstante, un deseo de juego y de abandono, de mantener la dignidad y la elegancia frente a la muerte. 
Está arriba, en lo más alto, se va liberando y va dejando caer todo lo accesorio, la fama, el dinero, el móvil...



LAZARUS

Look up here, I'm in heaven 


I've got scars that can't be seen
I've got drama, can't be stolen
Everybody knows me now

Look up here, man, I'm in danger
I've got nothing left to lose
I'm so high it makes my brain whirl
Dropped my cell phone down below
Ain't that just like me?

By the time I got to New York
I was living like a king
Then I used up all my money
I was looking for your ass
This way or no way
You know, I'll be free
Just like that bluebird
Now ain't that just like me?

Oh I'll be free
Just like that bluebird
Oh I'll be free
Ain't that just like me?








LAZARUS

Mira aquí arriba, estoy en el cielo. 
Tengo cicatrices que no se pueden ver. 
Tengo un drama que no puede ser robado. 
Todo el mundo me conoce ahora.

Mira aquí arriba, hombre, estoy en peligro. 
No me queda nada que perder.
Estoy tan alto que mi cerebro gira.
He dejado mi móvil abajo. 
¿No es algo muy propio de mí?

En la época que fui a Nueva York,
estuve viviendo como un rey.
Entonces gasté todo mi dinero
iba detrás de tu culo.

De esta manera, o de ninguna,
ya sabes. Voy a ser libre 
tal como ese pájaro azul. 
Ahora ¿No es algo muy propio de mí?

Oh, voy a ser libre 
tal como ese pájaro azul. 
Oh, voy a ser libre 
¿No es algo muy propio de mí?