viernes, 5 de diciembre de 2014

WILLIAM SHAKESPEARE, BIOGRAFÍA


WILLIAM SHAKESPEARE
Poeta, actor y autor teatral inglés, es considerado como uno de los mejores dramaturgos de la literatura universal.

Se cree que nació hacia el 26 de abril de 1564 en Stratford-upon-Avon un pueblo del condado de Warwick que no sobrepasaba los dos mil habitantes en el siglo XVI.


















Stratford-upon-Avon por Benjamin Williams Leader, Siglo XIX


Fue el tercero de ocho hermanos, primer hijo varón de un próspero comerciante, John Shakespeare, y de Mary Arden, hija de un terrateniente católico que sufrió persecuciones por sus creencias religiosas.


Casa natal de Shakespeare en Stratford-upon-Avon

En 1582, cuando tenía 18 años de edad, William Shakespeare se casó con Anne Hathaway una joven de 26 años, hija de un granjero a la que dejó embarazada y con la que tuvo tres hijos: Susanna en 1583, y los gemelos Hamnet y Judith en 1585.  El hijo, Hamnet, murió a los 11 años. Shakespeare no tuvo nietos.

Retrato de Anne Hattaway

Algunos estudiosos juzgan por el testamento del dramaturgo, que su relación con su esposa Anne Hathaway a la que deja su segunda mejor cama  no era muy cercana y es posible que el matrimonio no estuviera bien avenido.
Aunque esta cuestión, como muchas otras sobre la vida de Shakespeare, es muy discutida.

















El cottage de Anne Hattaway, esposa de William Shakespeare


A los veintitantos años,  Shakespeare se trasladó a Londres, más o menos hacia 1588 y, cuatro años más tarde, ya había logrado un notable éxito como dramaturgo y actor teatral. 

Conocido como el Bardo de Avon, Shakespeare es considerado el escritor más importante en lengua inglesa y uno de los más célebres de la literatura universal.

Miniatura de Henry Wriothesley

Durante su estancia en Londres consiguió el mecenazgo del joven y atractivo Henry Wriothesley, tercer conde de Southampton.

Con el que algunas fuentes afirman que mantenía relaciones amorosas, insinuando una bisexualidad no confirmada.


La reina Isabel I de Inglaterra


Las obras de William Shakespeare fueron muy apreciadas y fueron representadas en la corte de la reina Isabel I y del rey Jacobo I Estuardo con mayor frecuencia que las de sus dramaturgos contemporáneos.

















Shakespeare y sus amigos en la Taberna de La Sirena  por John Faed


La vida social de Shakespeare en este período era bastante agitada, estrechando relación con los escritores y actores como Christopher Marlowe, Ben Johnson, Robert Greene o Richard Burbage.















Representación en el Teatro Blackfriars en Londres


Pronto se convertiría en actor, escritor, y, finalmente, copropietario de la compañía teatral conocida como Lord Chamberlain's Men, que recibía su nombre, al igual que otras de la época, de su aristocrático mecenas, Lord Chamberlain.










Una actuación en el teatro the Globe en Londres

La vida profesional de Shakespeare en Londres estuvo marcada por una serie de arreglos financieros favorables que le permitieron compartir los beneficios de la compañía teatral en la que actuaba, la Chamberlain’s Men y de los dos teatros que la compañía poseía en la ciudad, The Globe y Blackfriars.












La reina Isabel I asiste a una representación en el teatro The Globe en Londres


La compañía teatral alcanzaría tal popularidad que, tras la muerte de la reina Isabel I y la subida al trono de Jacobo I Estuardo, el nuevo monarca tomaría bajo su protección a los Chamberlain’s Men, pasando a denominarse los King's Men es decir, los Hombres del rey.



William Shakespeare residió en Londres durante varios años en la zona de Southwark en cuya catedral existe, hoy en día, un monumento en su honor hecho en alabastro.








Estatua de Shakespeare en la catedral de Southwark, por Henry McCarthy en 1912. 
Foto de Bruno Girin 

En Londres, paralelamente a su éxito teatral, mejoró mucho la situación económica de Shakespeare.
Llegó a ser uno de los accionistas de su teatro y pudo ayudar económicamente a su padre e incluso en 1596 le compró un título nobiliario, cuyo escudo aparece en el monumento al poeta construido poco después de su muerte en la iglesia de la Santísima Trinidad de Stratford.


Monumento funerario a Shakespeare en la Holy Trinity Church

Tras la muerte de su madre de su hermano menor Edmund, también actor, y pocos años antes de su propia muerte, William Shakespeare regresó a su pueblo natal donde se instaló a vivir definitivamente junto a su familia después de hacer cierta fortuna.

William Shakespeare se compró la que estaba considerada como la segunda mejor casa en Stratford-upon-Avon y continuó escribiendo.

Shakespeare no solo escribía en solitario, por ejemplo, al dejar Londres y retirarse a su hogar natal escribió algunas obras en colaboración con el joven dramaturgo John Fletcher.














Casa de Shakespeare en Stratford-upon-Avon

Poco antes de morir hizo su testamento, en él  se habla de bienes muebles y de inmuebles, pero no se menciona un solo libro. 
Aunque Astrana Marín consideraba que tal vez su amistad con un librero le facilitó el acceso a numerosas lecturas.

Falleció el 23 de abril de 1616 a la edad de cincuenta y dos años.


Testamento de Shakespeare 


Los restos de Shakespeare fueron sepultados, de acuerdo con su petición, a cinco metros de profundidad, bajo el coro de la iglesia en el presbiterio de la Holy Trinity Church de Stratford y en la pared de la izquierda está el monumento en su honor con el busto del autor y su escudo familiar.


















Tumba y monumento de Shakespeare en la Holy Trinity Church


EL EPITAFIO DE WILLIAM SHAKESPEARE
El escritor inglés fue, al parecer, el que dejó escritas estas líneas para su epitafio antes de morir. 

La advertencia del llamado Bardo de Avon ha ayudado a mantener su lápida intacta durante casi cuatro siglos.

Esta amenaza, ha impedido que la tumba fuera movida de su lugar, incluso reparada pese a estar resquebrajada la piedra que se encuentra junto al propio altar de la Iglesia.



El epitafio de la tumba de Shakespeare dice:

Good frend for Iesvs sake forbeare
to digg the dvst encloased heare
Blese be ye man yt spares thes stones,
and cvrst be he yt moves my bones.


En un inglés más actual diría:


Good friend, for Jesus’ sake forbear
to dig the dust enclosed here:
Blessed be the man that spares these stones,
and cursed be he that moves my bones.


Que traducido al español vendría a ser:


Buen amigo, por Jesús, abstente
de cavar el polvo aquí encerrado.
Bendito sea el hombre que respete estas piedras
y maldito el que remueva mis huesos.




En 2008, se tomó la decisión de reparar los desperfectos, tras varios siglos de soportar las pisadas de los clérigos durante el culto ya que los visitantes no pueden pisarla. 

En esta restauración se tuvo en cuenta las indicaciones dadas por los expertos:


"Restauraremos la tumba, pero no tocaremos los huesos. Evitaremos la maldición. No vamos a levantar las piedras, no vamos a excavar y el mensaje se refiere a los huesos enterrados”.