domingo, 14 de diciembre de 2014

WILLIAM SHAKESPEARE, POLÉMICAS


POLÉMICAS SOBRE SHAKESPEARE
Conservamos muy pocos documentos que reseñen la vida de William Shakespeare, por esta razón existen todo tipo de especulaciones y teorías sobre determinados aspectos de la vida privada de este famoso dramaturgo inglés y acerca de la autoría de sus obras. 

Se discuten sus relaciones amorosas o si amaba o despreciaba a Anne Hathaway quien fue su esposa durante toda su vida adulta.

Se ha tratado mucho el tema de su género o su presunta homosexualidad por el contenido de determinados versos en sus obras.

Otro asunto muy debatido en torno a Shakespeare es el de la religión a la que pertenecía, si era católico o anglicano.


Es decir, se especula si William Shakespeare era un criptocatólico, esto es, un católico a escondidas, en una época en la que la religión oficial y la única permitida era la anglicana.


Se discute también si es posible que el hijo de un comerciante de pueblo sin apenas estudios fuera capaz de escribir obras de tal calidad literaria.

Por esta razón diversas teorías críticas surgidas en el siglo XVIII atribuyen sus obras a personajes ilustres como Sir Francis Bacon, Edward de Vere, conde de Oxford o Christopher Marlowe. 


Han sido motivo de numerosas especulaciones los llamados años oscuros de Shakespeare, aquellos que van desde su marcha de Stratford-upon-Avon hasta su triunfo teatral en Londres.

Una hipótesis sobre esos años en los que no hay referencias documentadas sobre Shakespeare sostiene que el autor los pasó en Italia y por esta razón muchas de sus obras transcurren en dicho país.

Sin embargo, tampoco existen pruebas definitivas de que ninguna de estas teorías sean ciertas.

No obstante, los rumores y especulaciones sobre la vida y obra de William Shakespeare dan un toque de misterio a su persona y no hacen sino engrandecer la figura del genio.

Para tratar de aplacar esas teorías, el especialista en Shakespeare Paul Edmondson y Stanley Wells, profesor emérito en la Universidad de Birmingham, reunieron en el año 2013 en el libro Shakespeare más allá de toda duda pruebas históricas sobre la identidad del dramaturgo. 

El libro detalla las menciones conocidas al autor desde el siglo XVII y trata de demostrar que Shakespeare trabajó en el mundo teatral de Londres y que no había dudas sobre su identidad y autoría entre sus contemporáneos.
Naturalmente, este libro tiene su réplica en el publicado por John M. Shahan y Alexander Waugh titulado ¿Shakespeare más allá de toda duda?.



William Shakespeare de alguna manera se ha llegado a convertir en una especie de marca o logo que da dinero.

Existen cientos de libros dedicados a la personalidad de William Shakespeare, su vida y su obra. De la misma manera, numerosas películas y series de televisión tratan de acercarnos a su persona y a su época.


Todos los temas relacionados con el Bardo de Avon son interesantes  para el público y cualquier enfoque es válido.
Desde libros de cocina basados en las obras de Shakespeare, pasando por cómic, manga, novelas de ficción, o misterio o del género llamado mashup, todo vale para acercarse a la enigmática figura de William Shakespeare.


Tampoco podemos olvidarnos de la utilización de William Shakespeare como un factor económico que influye poderosamente en los ingresos de todos los lugares con él relacionados.

El autor  de Stratford-upon-Avon sirve como reclamo en la venta de numerosos productos de recuerdos, a veces de dudoso gusto, dedicados a cubrir el mercado de la Shakespearemanía.
Sin olvidarnos de la existencia, en su pueblo natal o en los lugares de alguna manera relacionados con él, de hoteles, albergues, restaurantes, tiendas, museos, jardines, rutas para turistas shakesperianos o negocios y eventos de todo tipo referidos al Bardo de Avon.