miércoles, 18 de febrero de 2015

ANNA LEONOWENS, LA INSTITUTRIZ INGLESA EN LA CORTE DE SIAM


ANNA LEONOWENS 
Anna Harriette Leonowens nació en la India, en 1834 aunque ella decía que había sido en el país de Gales.
A los seis años fue llevada a Inglaterra para recibir educación en una escuela para niñas de un familiar.
Su padre, un sargento del ejército inglés, fue asesinado en la India, y la madre de Anna de origen angloindio no regresó a por ella hasta que Anna tuvo quince años. 
Cuando el padrastro de Anna intentó casarla con un hombre mucho mayor, se mudó a la casa de un clérigo y viajó con él.

Anna se casará con un oficinista con el que tuvo dos hijos y que al morir la deja en una situación económica muy precaria.
Más tarde, al adornar su historia, contará que su marido era un militar.
Viuda joven y agraciada, sin recursos económicos y madre de dos niños, creó una escuela en Singapur para los hijos de los oficiales ingleses.
A petición del cónsul de Siam en Singapur, aceptó viajar al antiguo reino de Siam, la actual Tailandia, para trabajar como la institutriz real de los sesenta y ocho hijos y de las veintitrés esposas y cuarenta y dos concubinas del rey Maha Mongkut Rama IV.

En la primavera de 1862 Anna Harriette Leonowens llegaba al puerto de Bangkok a bordo del vapor Chow Phya en compañía de su hijo pequeño Louis, un enorme perro newfoundland y una montaña de baúles después de haber enviado a su hija Avis a vivir y a recibir educación en Inglaterra.

En el momento de su llegada, se estima que el harén de Mongkut albergaba una población de nueve mil personas: sus hermanas, tías y niños de ambos sexos, así como consortes, concubinas y esclavos, y otras mujeres que habían sido ofrecidas al rey con el fin de pagar deudas o sellar alianzas políticas.
Durante los meses siguientes, Anna enseñó, a los niños y a las esposas del rey, el conocimiento de las costumbres europeas y también conceptos tales como la nieve, la geografía moderna, la ciencia, la literatura y el inglés.


















Mapa mundial de Johnson de 1862


La mayor preocupación del rey Mongkut, uno de los monarcas más importantes de la dinastía Chakri, era mantener la independencia de Siam frente a los países colonizadores europeos. 

El rey Mongkut pensaba que era necesario que los tailandeses adoptasen modos de vida occidentales, ya que, en ese momento, se consideraba que las costumbres inglesas eran las mejores del mundo. 
Por este motivo, el rey favoreció la llegada de profesores e instructores europeos, como Anna Leonowens que, además de la educación de toda su familia, incluyendo al príncipe heredero Chulalongkon, fue secretaria y traductora del rey. 


Desde el primer momento la relación de esta enérgica institutriz con el monarca iba a ser tensa ya que Anna nunca dudó en decirle al rey lo que pensaba acerca de las actitudes machistas y la esclavitud.

La vida en palacio no fue fácil para esta mujer independiente y de estricta moralidad, que denunció la esclavitud, la poligamia y la vida de las mujeres en el harén. 





Daguerrotipo del rey Mongkut y una hija, 1861


El Rey Mongkut tuvo cien mujeres, entre esposas y concubinas, y ochenta y dos hijos.

A medida que pasaban los meses, Anna se creyó en el deber de cambiar la situación humillante en que vivían las mujeres del harén y los esclavos. 

Sin que fuera su intención, se situó entre el opresor y las oprimidas. 

 Niños reales del harén del rey de Siam, 1865



Las enseñanzas de Anna Leonowens acerca de la libertad y la dignidad del ser humano calaron hondo en el espíritu del príncipe heredero, Chulalongkorn que mantuvo toda su vida su amistad con Louis Leonowens.

Chulalongkorn, una vez proclamado rey, gracias a las enseñanzas de Anna Leonowens, no solo mantuvo la independencia de Siam, sino que también abolió la esclavitud, instituyó la libertad religiosa, reformó el sistema judicial y promovió la creación de escuelas y hospitales.


El rey Chulalongkorn el Grande

Después de cinco años en la corte del rey de Siam, tras la muerte del rey Mongkut, Anna se despidió con tristeza de sus pupilos y abandonó el país.
Anna Leonowens viajó a Inglaterra e Irlanda antes de establecerse en los Estados Unidos, donde una vez más se dedicó a la enseñanza.
Los amigos que encontró en el mundo editorial estadounidense la ayudaron a publicar dos libros de memorias: La institutriz inglesa en la corte de Siam y El romance del harem, que fueron lo suficientemente populares como para abrirle una nueva carrera como experta en temas y lenguas  orientales.


También escribió un libro de memorias de la India titulado: Vida y viajes en la India: Recuerdos de un viaje antes de los días de los ferrocarriles en el que mezcla el reportaje con mentiras autobiográficas.
Anna Leonowens  se trasladó a Canadá, donde se involucró en la educación y en temas de la mujer.
Fue una persona clave en la organización del Colegio de Arte y Diseño de Nova Scotia, y participó activamente en el ámbito local y en el Consejo Nacional de la Mujer.


Fue progresista en temas educativos, se opuso a la esclavitud y defendió los derechos de las mujeres y el sufragio femenino.

Tal fue su influencia en la corte de Siam, que cuando se marchó, Chulalongkorn le envió una carta agradeciéndole sus servicios y el rey Mongkut la menciona en su testamento, aunque no recibió herencia alguna.
Su hijo regresó a Siam de adulto y llevó una vida próspera con el favor real.


Anna Leonowens vivió sus últimos años en los Estados Unidos y en Canadá, como profesora, escritora y conferenciante de éxito hasta su fallecimiento en Montreal en 1915.






LA INSTITUTRIZ INGLESA EN LA CORTE DE SIAM


Anna Leonowens  publicaría en 1870 un libro autobiográfico que se convertiría en un inesperado éxito de ventas, La institutriz inglesa en la corte de Siam.

En esta obra recogió sus experiencias en la corte del rey Mongkut de Siam en forma de memorias de una manera dulcificada.


En este libro de memorias disfrazó la realidad e inventó un "cuento de hadas" sobre su vida en palacio.




El relato de Anna Leonowens habla de la represión y la brutalidad hacia las mujeres, la vida de la gente en ese país y la esclavitud y la servidumbre humana. 

Pero también es un ameno libro de aventuras, además de un documento único del choque entre dos culturas, y está lleno de valiosas descripciones geográficas e históricas. 

ANNA Y EL REY DE SIAM
La historia de Anna Leonowens inspiró el musical de Richards Rodgers and Oscar Hamerstein II y la película Ana y el rey de Siam, dirigida por  John Cromwell en 1949 entre otras obras.

Tras el éxito de La institutriz inglesa en la corte de Siam, la obra ha sido transformada en un musical y Hollywood llevaría a la gran pantalla varias veces la vida de Anna Leonowens basándose en su aclamada autobiografía. 



Entre las versiones más famosas destaca la película basada en el musical de Rodgers y Hammerstein II titulada El rey y yo dirigida por Walter Lang en 1956 que fue protagonizada por Deborah Kerr y Yul Brynner con Rita Moreno.



Además existe una versión cinematográfica de 1999 titulada Anna y el rey dirigida por Andy Tennant en la que la actriz Jodie Foster da vida a la institutriz inglesa y el actor Chow Yun Fat, al monarca de Siam.
Estas versiones cinematográficas no cuentan con la aprobación de la familia real tailandesa pues consideran que da una visión falsa y sesgada de la antigua corte siamesa.



FUENTES PARA LA ENTRADA
Para realizar esta entrada se han utilizado diversas fuentes, entre ellas:

The Nanny por Leah Price, professor of English at Harvard, The New York Times Sunday Book Review.


Bombay Anna The Real Story and Remarkable Adventures of the “King and I” Governess por Susan Morgan

Illustrated. 274 pp. University of California Press.