lunes, 9 de septiembre de 2013

EL TEATRO LATINO, EL LUGAR DE LA REPRESENTACIÓN


EL LUGAR DE LA REPRESENTACIÓN


En Roma, el teatro fue considerado siempre un espectáculo, y las representaciones, llamadas ludi scaenici, tenían lugar en el marco de las grandes fiestas públicas.

Las representaciones teatrales eran solo ocasionales y vinculadas a alguna festividad u homenaje pero no había edificios dedicados al teatro.

Al principio no existían teatros estables en Roma, y los actores acudían allí donde se celebraba cualquier fiesta.

No había teatros en edificios permanentes eran simples tablados provisionales.

Los espectadores estaban de pie o en graderías de madera.


Los primeros teatros aparecieron en el siglo III a.C., pero eran estructuras provisionales de madera levantadas para cada ocasión instalados en un rincón de una plaza, cerca de algún templo. 

El "edificio" teatral constaba de tablados provisionales que adoptaban las dimensiones de un escenario, llamado pulpitum, que no poseía telón ni decoración.
Delante del pulpitum se extendía un espacio con forma semicircular y detrás de éste existía un lugar desde donde el público observaba la obra.

Ante él se apiñaba un público heterogéneo y bullicioso, al que un heraldo tenía que pedirle frecuentemente que guardara silencio.




Las representaciones eran gratuitas, subvencionadas por los magistrados públicos, en particular los ediles, con el fin de ganarse el favor de la plebe en las elecciones.
Estas representaciones teatrales se hacían en recintos de madera  que se desmontaban después de las funciones. 

A pesar de ser temporales, aquellas construcciones provisionales de madera llegaron a ser muy vistosas.

Se sabe que alguno de estos teatros desmontables se revistió de buenas columnas, estatuaria y materiales nobles.



En principio el público era variado y estaba formado por mujeres y esclavos, ecuestres y algunos nobles.
El público variaba, según los géneros. 
Comedia y mimo tenían un público de diversa procedencia, porque los temas, por su cotidianidad, eran de fácil comprensión. 
El de la tragedia era en cambio más selecto, formado sobre todo por quienes habían tenido contacto con la cultura griega. 
Hombres y mujeres de todas las categorías sociales estaban autorizados a asistir a las representaciones teatrales, pero los espectadores no podían elegir libremente su asiento.

















Entrada al teatro romano por Sir Lawrence Alma-Tadema


Los primeros edificios de piedra aparecieron a mediados del siglo I a.C., pero son bastante diferentes a los teatros griegos.



En el año 55 a.C. se construyó el primer teatro de piedra en Roma, el teatro de Pompeyo, con una capacidad de 20.000 espectadores.




Maqueta con una reconstrucción ideal del Teatro de Pompeyo en Roma



Los griegos solían aprovechar una ladera o un declive del terreno para disponer el graderío semicircular.


Los romanos utilizaron arcos y estructuras abovedadas  para poder levantar edificios exentos.


VISITA VIRTUAL AL TEATRO DE POMPEYO EN ROMA


Aquí puedes hacer una visita al teatro construído por Pompeyo para la ciudad de Roma.






ESTRUCTURA ARQUITECTÓNICA DEL TEATRO ROMANO
Partes de un teatro romano

Los teatros fueron construcciones verdaderamente monumentales, pues buscaban el impacto visual de los asistentes, recreando una fachada de gran altura, dos o tres pisos, con columnas y balaustradas.


Su origen es griego, pero se diferencian de estos en que tienen planta semicircular, y no circular. 


En el teatro romano, la estructura de edificio era esta: 


SCAENAE FRONS O FRENTE DE LA ESCENA 
El escenario romano disponía de un decorado fijo, la scaenae frons, que simulaba una estructura arquitectónica. Generalmente estaba compuesta por dos pisos de columnas y estatuaria.



PROSCENIUM O PROSCENIO
Era el lugar más elevado donde tenía lugar la representación teatral situado delante de la scaenae frons



ORCHESTRA O PLATEA 
Núcleo central de la circunferencia alrededor del proscenium reservada a personalidades. Allí se ubicaba el altar. 



CAVEA O GRADERÍO 
La cavea era el graderío del teatro, partido a su vez por los pasillos de acceso o aditus y cuyos acomodamientos concéntricos estaban reservados para los diferentes estamentos sociales.


IMMA CAVEA O PRIMA CAVEA 
Era para la aristocracia, senadores y équites.

El público de esta zona era la alta sociedad de la época y, por lo general, solo hombres, aunque en algunas ciudades se admitían a mujeres, también de alta alcurnia.



MEDIA CAVEA 
En ella se ponía la plebe, el público en general y los forasteros varones.

En caso de que el teatro no tuviese unas dimensiones suficientes para la construcción de la summa cavea, también las mujeres y niños asistían a las representaciones en esta zona.



SUMMA CAVEA 
Destinada a las mujeres, los niños y los esclavos.

La disposición de la cávea garantizaba la buena audición, aunque también se colocaban a ciertos niveles unos reflectores cóncavos de cerámica que reflejaban el sonido.



VELUM O TOLDO
Una gran tela de lona o velum movida por cordajes y poleas podía cubrir la grada para proteger a los espectadores del sol.



VOMITORIA O VOMITORIOS 
Las entradas a la cavea desde el exterior. 
Los accesos a las gradas se hacían por debajo, utilizando una red de galerías cubiertas o vomitoria

VALVAE O PUERTAS 

Las valvae eran las tres puertas que comunicaban la scaenae con la plaza porticada posterior del teatro. 

La central se llamaba valva regia y las dos laterales valva hospitalarium.



DIMENSIONES DE LOS TEATROS ROMANOS

Las dimensiones de los teatros romanos correspondían a la población e importancia de la ciudad en donde fueron emplazados.










Maqueta del Campo de Marte en Roma, en la época republicana, con sus teatros



Algunas capitales romanas tenían que tener una serie de elementos de uso común imprescindibles, entre otros, el teatro, el circo, el anfiteatro y los baños o termas.



En España, la Hispania de los romanos, existen localizados más de 20 teatros romanos ya excavados, y restos de la existencia de otros tantos, desgraciadamente perdidos por la evolución de las ciudades en las que se hallaban. 


En Hispania tenemos desde un gran aforo aproximado de unos 10.000 espectadores en el teatro de Clunia hasta los 3.000 asientos de Itálica.


VISITA VIRTUAL AL TEATRO DE ITÁLICA

Uno de los teatros más conocidos de España es el de Mérida.
Pero tiene además renombre mundial por albergar cada año el famoso Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. 

Con este vídeo puedes realizar una visita virtual en 3D al teatro de Itálica en España.

 


Tenía una capacidad para 3.000 espectadores, y en él se escenificaban representaciones de obras trágicas, cómicas y espectáculos de mimo. 

En ocasiones había actuaciones musicales e, incluso, algún acto religioso generalmente relacionado con el culto al emperador.