lunes, 21 de octubre de 2013

ROMEO Y JULIETA EN LA PUBLICIDAD



ROMEO Y JULIETA EN LA PUBLICIDAD


La tragedia de Romeo y Julieta de William Shakespeare y todo su entorno ha sido una fuente de inspiración permanente para los publicitarios.

Su tema, sus personajes, la estética asociada a la obra o la ciudad de Verona se pueden rastrear a través de la historia de la publicidad.



La tremenda fuerza comunicativa de la obra de Shakespeare ha sido explotada por la publicidad en innumerables ocasiones.




Productos de alimentación como el chocolate o de tipos muy variados como ropas, perfumes, relojes, tabaco, juguetes, joyas o coches deportivos, por poner algunos ejemplos, se han aprovechado de Romeo y Julieta para intentar conseguir aumentar sus ventas.






Las escenas de Romeo y Julieta representadas con mayor frecuencia por los anuncios publicitarios son la del balcón y la de la muerte de los dos enamorados. 





Ambas escenas llaman poderosamente la atención del público pues tratan sobre el amor y la muerte, dos de los grandes temas clásicos, y son inmediatamente identificadas por todo el mundo puesto que pertenecen a la cultura popular.





Una gran mayoría de las personas conoce esas escenas a través de la tradición popular y cultural aunque nunca haya leído Romeo y Julieta o no la haya visto representada jamás.






Por su gran impacto ambas escenas se consideran las más representativas de la obra y están muy grabadas en la imaginación popular.

De esta poderosa fuerza se aprovecha el fotógrafo Tom Ford para su obra Lucho & Juliet tomada para la revista de estilo CR Fashion Book.

Por otro lado, en este antiguo anuncio de 1890 de las máquinas de coser Singer se ve una versión infantil de la escena del balcón de Romeo y Julieta.




Aunque es muy frecuente que los personajes de Romeo y Julieta aparezcan representados de forma convencional, en muchas ocasiones se recurre a asociaciones más distantes o atrevidas para llamar la atención sobre el producto.




La marca de ropa y moda H&M, contrató al fotógrafo norteamericano David LaChapelle para mostrar una moderna versión, inspirada en el musical West Side Story, de la clásica historia de Romeo y Julieta.



En ocasiones las referencias a la obra son mínimas, en el anuncio de Espace2, una emisora de radio francesa, la presencia de dos enamorados que se besan y la aparición de la palabra Shakespeare nos llevan directamente al tema de la pasión amorosa de Romeo y Julieta.

ROMEO Y JULIETA Y EL HUMOR


Uno de los acercamientos más frecuentes de la publicidad a la obra de Shakespeare es a través de la comicidad.


En este vídeo de un anuncio de Duplo, una marca de chocolatinas, la escena del balcón entre Romeo y Julieta se ve interrumpida por un tercero, Klaus:




El humor está también muy presente en este anuncio  de Volkswagen basado en una visión cómica de la escena del balcón de Romeo y Julieta entre dos limpiacristales.






En muchas ocasiones, se intenta captar la atención del posible cliente mediante el sistema de incluir, como elemento de sorpresa, un rasgo cómico en un tema trágico.

















En este ejemplo de la marca Nestlé, la simple mención del nombre de los dos enamorados y la posición que ocupan en el espacio la nata y la fresa hacen que identifiquemos inconscientemente en el anuncio los elementos de la famosa escena del balcón de la tragedia de Shakespeare.



La banca Barclays, en este anuncio, nos muestra cómo vería William Shakespeare la tragedia de Romeo y Julieta si en vez  de ser un dramaturgo fuera un banquero.

Las librerías mexicanas Gandhi nos resumen el argumento de Romeo y Julieta como si fuera un titular sensacionalista de un periódico amarillista y acompañan el anuncio con el color adecuado.



















¿ROMEO O JULIETA?

Romeo y Julieta prestan su imagen y sus valores a productos que, aparentemente, poco o nada tiene que ver con los famosos enamorados como el caso de este cuenco de porcelana de The Franklin Mint.



Pero también es muy frecuente que se escoja a uno solo de los protagonistas como representante de una serie de valores determinados que se quieren asociar al producto.




















Mientras que a Romeo se le asocia la pasión y el ímpetu  del amor joven, a Julieta se le añaden a las anteriores las connotaciones de inocencia, ternura, frescura y belleza.


Si el producto tiene dos versiones, como en las chocolatinas de la marca Gery, se suele identificar la que se considere de manera convencional socialmente más adecuada para los hombres con el nombre de Romeo y la variedad vista como más femenina con el de Julieta.