martes, 7 de enero de 2014

LOPE DE VEGA, LA LLEGADA DE LOS REYES MAGOS



OVBIEDO, 5 DE ENERO, CABALGATA DE LOS REYES MAGOS DE ORIENTE

Los tres Reyes Magos de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar, llegaron este año con más de mil doscientos pajes y nobles acompañantes a la ciudad de Oviedo, capital del Principado de Asturias.



La comitiva real trajo en esta ocasión cerca de cuarenta pasos inspirados en el Oriente próximo a los que hubo que añadir doce tronos rodantes iluminados para que los nobles, príncipes y demás dignatarios acompañantes del séquito de los Magos pudieran desfilar de acuerdo con las exigencias de su rango.

El primero en aparecer fue el anciano y venerable Rey Melchor, el rey de la larga barba blanca, tan querido por todos los niños.





















Siguiendo un riguroso protocolo establecido por el tiempo, abrió la cabalgata el famoso Príncipe Aliatar, Mensajero de los Reyes de Oriente, que dejando su caballo realizó gran parte del recorrido a pie para poder saludar mejor a los niños ovetenses.

Su Alteza Real el Príncipe Aliatar visita desde el siglo pasado a los niños asturianos para recoger sus peticiones antes de la llegada de los Reyes Magos.






Tras el Príncipe Aliatar, desfiló todo el séquito de los Reyes Magos, empezando por el noble Califa de Basora y sus jinetes y siguiendo por el afamado Embajador de Omán, los Dignatarios de Turfán  y los Príncipes de Rajastán. 

A lo largo de todo el recorrido del desfile, los pajes reales situados a ambos lados de las carrozas donde iba los tronos de los Reyes Magos repartieron, a manos llenas, caramelos a los niños. 



EL EMIR DE DAMASCO




El célebre Emir de Damasco acudió a su cita anual con los niños desfilando, como es costumbre en él, con porte majestuoso y natural elegancia.

Este príncipe árabe vino acompañado por un grupo de hermosas huríes portando estandartes y escoltado por sus temibles guerreros.

Con gran sencillez, el poderoso Emir de Damasco  desdeñó tronos y cabalgaduras y se avino a realizar a pie el trayecto para poder acercarse de esa manera mejor a la chiquillería, armando gran alboroto y regocijo entre los más pequeños al recoger con amabilidad sus peticiones de última hora.

Acudieron también a esta esperada cita con los Magos de Oriente todos los Diáconos de Babilonia, el poderoso Gran Khan de Manchuria, el Principe de Qatar y el Príncipe de Ormuz, la Corte de Trebisonda al completo y los Infantes de Macedonia sin faltar ni uno.






















El Rey Melchor fue el segundo en aparecer y recibió muchos aplausos y grandes muestras de cariño pues es un rey que goza de gran simpatía entre niños y mayores.

Hay que destacar que Los Reyes Magos, en esta ocasión, rompieron la tradición y desfilaron de uno en uno por separado para, de esta manera, permitir que los pequeños pudieran saludar con mayor tranquilidad a los monarcas.


EL PALIO DE NÍNIVE

















También acompañaron a los monarcas de Oriente, en su cabalgata por el centro de la ciudad, los nobles señores y las bellas damas del Palio de Nínive.

Los dignatarios del Palio de Nínive destacaron entre los egregios visitantes por su gran simpatía y llaneza y por su sorprendente y perfecto dominio del español.

Los nobles ninivitas magníficamente ataviados posaron con amabilidad y paciencia para los fotógrafos locales a pesar del cansancio del largo viaje desde su mítica ciudad en la lejana Mesopotamia.



Asistió también a la cabalgata, como tiene por costumbre en representación simbólica de su hermoso y lejano país, el Agregado Cultural de la Embajada del Líbano.

Tampoco faltaron este año los representantes egipcios del Palio de Asuán, el Sultán de Esmirna, los Príncipes de Rajastán, los Cónsules de Susa, el Gran Khan de Samarkanda y el Sultán de Etiopía los cuales asombraron a todos por su despliegue de lujo asiático.






















Llamó mucho la atención por su habilidad la Caballería de Siam y causaron gran admiración las riquezas del Príncipe de Siria y del Príncipe de Ekbatana.


Los Príncipes de Ur y el Sultán de Samarkanda fueron muy aplaudidos.



EL PAJE DE LA CAPA VERDE


















Fue muy comentada por todos la discreta presencia en la comitiva real del Paje de la Capa Verde que lleva más de cien años al servicio de los Reyes Magos y es famoso por su gentileza y habilidad.

Varias bandas de música procedentes de lejanos lugares y las bandas de gaiteros y tambores de la ciudad pusieron el acompañamiento musical de villancicos a la cabalgata de los Magos.



Sabiendo que a los niños ovetenses les gustan mucho los animales, los Reyes Magos trajeron, como manda la tradición, numerosos caballos y mulos en su desfile pero, en esta ocasión, dejaron los camellos en el Campamento Real para que se repusieran del largo viaje.

Este año, los pastores de Galilea llegaron con sus asnos y dos grandes bandadas de ocas y pavos que fueron muy admiradas por todos los niños.






Como todos los años, corrieron rumores sobre algunos camellos atrapados con su cargamento por las nieves en el Puerto de Pajares y se observaron luces misteriosas y fogatas en el Campamento Real situado en el monte Naranco.

Muchas personas afirmaban haber visto estos días pajes por aquí y por allá transportado con gran sigilo regalos al Campamento de los Reyes Magos.



Este año, el buen tiempo reinante y la agradable temperatura de la noche permitieron a los más pequeños asistir a desfile sin peligro de coger frío y por ese motivo los Reyes Magos y su séquito pudieron desfilar con más tranquilidad.

Por otro lado, Los Magos habían dado orden para que se recogieran las cartas a dirigidas a SS. MM. Los Reyes Magos de Oriente hasta el último minuto antes de empezar el reparto de los juguetes, roscones, revoltijo y demás regalos de casa en casa durante la mágica Noche de Reyes.

















Como manda la costumbre, el último Rey Mago en aparecer fue el Rey Baltasar acompañado de sus pajes que fue aclamado por todos ya que es muy querido por su simpatía, generosidad y bondad.

Como suele suceder, año tras año, los pajes del rey Baltasar fueron muy celebrados por su garbo, prestancia e imponente presencia a la hora de desfilar.





























Al terminar la cabalgata, los niños nerviosos y emocionados volvieron a sus casas para acostarse lo más pronto posible para permitir que los Reyes Magos empezaran el reparto de juguetes cuanto antes.



En las calles de la ciudad flotaba un delicioso olor a Oriente y los mayores comentaban que algunos habían oído decir que, como siempre, este año los Reyes Magos venían más ricos que nunca.
















LOPE DE VEGA













Lope Félix de Vega y Carpio fue el mayor dramaturgo español y se le considera el creador del teatro nacional.

Cultivó todos los géneros literarios: novelas, dramas y poesía, tanto lírica como dramática.

La llegada de los Reyes Magos está entre las poesías de Lope con un tema navideño en torno al nacimiento de Jesús y la adoración de Melchor, Gaspar y Baltasar.

A continuación puedes leer completa esta poesía de Lope dedicada a los Magos de Oriente:










LA LLEGADA DE LOS REYES MAGOS 

Reyes que venís por ellas,
no busquéis estrellas ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.

Reyes que venís de Oriente
al Oriente del sol solo,
que más hermoso que Apolo,
sale del alba excelente.

Mirando sus luces bellas,
no sigáis la vuestra ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.

No busquéis la estrella ahora,
que su luz ha oscurecido
este sol recién nacido,
en esta Virgen Aurora.

Ya no hallaréis luz en ellas,
el niño os alumbra ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.

Aunque eclipsarse pretende,
no reparéis en su llanto,
porque nunca llueve tanto
como cuando el sol se enciende.

Aquellas lágrimas bellas,
la estrella oscurece ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.


Lope de Vega











CABALGATA DE REYES EN OVIEDO
Si quieres hacerte una pequeña idea de cómo es la Cabalgata de los Reyes Magos de Oriente en Oviedo, aquí puedes ver un vídeo:











































REPORTAJE FOTOGRÁFICO
Todas las fotografías de la Cabalgata de Reyes son cortesía de Rosa Pardo 
(Salvo la del Emir de Damasco que es cortesía del propio Emir)